Ministro Ayales considera que impuestos tienen problemas de diseño

Por: Patricia Leitón 16 mayo, 2013
 Contribuyentes del impuesto de sociedades hacían fila en febrero pasado en las oficinas centrales del Banco de Costa Rica para pagar el tributo. Esta entidad es la única en la cual se puede cancelar el impuesto. | ARCHIVO
Contribuyentes del impuesto de sociedades hacían fila en febrero pasado en las oficinas centrales del Banco de Costa Rica para pagar el tributo. Esta entidad es la única en la cual se puede cancelar el impuesto. | ARCHIVO

El Ministerio de Hacienda someterá a cirugía al impuesto a las sociedades y al tributo solidario como parte de los cambios que promueve el proyecto de ley de consolidación fiscal, informó el ministro Édgar Ayales.

El plan de consolidación fiscal es una propuesta para enfrentar el déficit del Gobierno que elabora el Ministerio de Hacienda y que contendrá medidas para reducir gastos, elevar ingresos y mejorar el financiamiento. Se enviará a la Asamblea Legislativa en febrero del 2014, después de las elecciones presidenciales.

El ministro Ayales comentó que estos tributos tienen problemas de diseño.

“El rendimiento (del impuesto a las sociedades) no parece ser muy alto, es igual que el solidario, esos dos impuestos deberían recaudar más, tienen problemas de diseño, especialmente el solidario”, comentó el jerarca.

El solidario. El llamado impuesto solidario recae sobre el valor de los bienes inmuebles de uso habitacional, que sean utilizados en forma habitual, ocasional o de recreo; incluye tanto las instalaciones fijas como las permanentes. Este año lo pagan las propiedades con un valor superior a los ¢117 millones.

Los recursos recaudados con este tributo, creado el 1.° de octubre del 2009 mediante la Ley del Impuesto Solidario para el Fortalecimiento de Programas de Vivienda, pretende financiar programas de vivienda para la población en pobreza extrema.

Ayer no fue posible obtener en la Dirección General de Tributación el monto recaudado este año. En el año 2012 se recaudaron ¢22. 424 millones y para este año se incluyeron en el presupuesto ¢32.000 millones.

Ayales explicó que el cálculo de este tributo para el contribuyente es complicado y se puede pasar fácilmente de una categoría de vivienda a otra y pagar menos impuesto y eso es difícil de fiscalizar.

El abogado Alan Saborío criticó que no ha habido una fiscalización de este tributo. “Quien lo paga es porque quiere”, señaló.

A sociedades. El impuesto a las personas jurídicas grava este año con ¢189.700 anuales las sociedades activas, y con ¢94.850 las inactivas.

Este año, de acuerdo con información brindada por el Banco de Costa Rica, 184.121 sociedades han pagado ¢28.328 millones.

Esta cantidad es pequeña comparada con las 534.548 sociedades inscritas (cerca del 35% han pagado), según información proporcionada por el Registro Nacional.

Para Saborío, los contribuyentes que tienen sociedades inactivas no pagan este tributo hasta que requieren hacer un trámite en el Registro Nacional (pues no pueden hacerlo hasta cancelar la deuda), por eso la recaudación es baja.