En 2011 Microsoft y Samsung suscribieron un acuerdo respecto a la utilización de sus respectivas patente

 2 agosto, 2014
La demanda iniciada este viernes es la primera lanzada por Microsoft contra Samsung.
La demanda iniciada este viernes es la primera lanzada por Microsoft contra Samsung.

NUEVA YORK

En un nuevo episodio de la batalla que libran a escala mundial los gigantes del sector tecnológico, Microsoft anunció ayer viernes que demandó al fabricante surcoreano de aparatos electrónicos Samsung, al que acusa de haber roto un acuerdo sobre patentes.

La firma de Seatle inició la acción judicial contra Samsung ante un tribunal de Nueva York para "hacer respetar el contrato" entre ambas firmas, dijo su abogado, David Howard, en un comunicado publicado en el blog oficial del grupo.

Los grandes grupos tecnológicos multiplicaron en los últimos años las demandas judiciales cruzadas por violación de patentes. La disputa más visible es la que están protagonizando ante tribunales de varios países Samsung y el grupo informático estadounidense Apple.

La demanda iniciada este viernes es la primera lanzada por Microsoft contra Samsung y se debe a que en 2011 Microsoft y Samsung suscribieron un acuerdo respecto a la utilización de sus respectivas patentes.

El grupo surcoreano aceptó entonces pagar a Microsoft por utilizar las patentes de la firma estadounidense empleadas en el sistema de explotación móvil Android, de Google.

Samsung es uno de los mayores usuarios de este programa, que permite el funcionamiento de los teléfonos inteligentes y las tabletas de una serie de fabricantes.

En su demanda, Microsoft pide a la justicia estadounidense que confirme la validez del contrato entre ambos grupos y reclama a Samsung que la indemnice por sus atrasos en los pagos.

Microsoft acusa a Samsung de haber utilizado la compra del fabricante de teléfonos celulares Nokia como un pretexto para romper su contrato sobre las modalidades de licencias de patentes de telefonía celular.

"Curiosamente, Samsung no pidió a la justicia que se pronunciara sobre el hecho de si la compra de Nokia invalidaba su contrato con Microsoft, probablemente porque sabía que su postura carecía de fundamento", destacó Howard.

Voceros de Samsung se negaron a efectuar declaraciones.

"No nos embarcamos en un procedimiento judicial de manera ligera y menos contra una empresa con la cual mantuvimos una asociación larga y productiva", apuntó el abogado, agregando que espera que la relación continué. "Pedimos simplemente a la justicia que dirima nuestro litigio y confiamos en que el acuerdo sea respetado".

Desde el acuerdo de 2011, Samsung triplicó sus ventas de smartphones y se convirtió en el número uno mundial en ese mercado, superando a Apple. En el segundo trimestre de este año comercializó 74,3 millones de aparatos, logrando una parte de mercado del 25,2%, según la consultora IDC.

El grupo surcoreano se impuso de esa manera como el representante de mayor peso de Android, un programa que permite funcionar al 85% de los teléfonos móviles vendidos en el mundo, mientras su competidor Windows Phone, de Microsoft, sólo es utilizado en 2,7% de los aparatos, indica un estudio de Strategy Analytics.

El principal usuario de Windows Phone es precisamente Nokia, con su gama Lumia, concebida en asociación con Microsoft y vendida sobre todo en Europa.

Etiquetado como: