La empresa pierde de $1 millón a $2 millones diarios

 7 agosto, 2014

KUALA LUMPUR

Un vuelo de Malasya Airlines llega este lunes al aeropuerto internacional de Kuala Lumpur.
Un vuelo de Malasya Airlines llega este lunes al aeropuerto internacional de Kuala Lumpur.

La compañía Malaysia Airlines (MAS), cuyas dificultades operacionales se vieron agravadas por la desaparición del vuelo MH370 y el derribo del MH17 por un misil en Ucrania, dejará de cotizar en Bolsa antes de su reestructuración.

El fondo de inversión pública Khazanah Nasional, que posee un 70% del capital de MAS, comprará el 30% restante y elaborará un plan de reestructuración que debería estar listo este mes de agosto. La empresa pierde de $1 millón a $2 millones diarios.

Los títulos de MAS en la Bolsa de Kuala Lumpur fueron suspendidos antes del anuncio.

Khazanah había anunciado en junio que presentaría su proyecto en un plazo de 6 a 12 meses, pero la destrucción en vuelo de un Boeing de MAS encima de Ucrania el pasado 17 de julio agudizó los problemas de la compañía, cuya tesorería apenas le deja unos meses de respiro.

Para resucitar la aerolínea, el accionista de referencia considera indispensable un reajuste completo de sus operaciones, modelo de negocio, finanzas, capital humano y estatutos.

Khazanah apenas precisó sus intenciones, pero deberá reducir los efectivos pletóricos, percibidos como uno de los males que lastran la compañía desde hace años junto con una gestión mediocre y una competencia desenfrenada en el sector aéreo en Asia.

MAS perdió 4.100 millones de ringgits (962 millones de euros) de 2011 a 2013. Y 443 millones de ringgits más el primer trimestre de 2014, según la compañía por la "caída vertiginosa" de reservas tras la desaparición del vuelo MH370 pese a su buena reputación en materia de seguridad.