Por: Krissia Chacón 14 abril, 2016

El fenómeno de la economía colaborativa ya se ve en Costa Rica: para muchos representa temor; para otros, oportunidades. Todo depende de la forma en la que se plantee el término.

Para Lorenzo Fioramonti, profesor de Economía Política en la Universidad de Pretoria, Sudáfrica, y director de Financiación de GovInn (Centro para el Estudio de la Innovación de Gobierno), la tendencia de la colaboración es la nueva manera de mirar la economía y el empleo.

Fioramonti estuvo en el país la semana pasada, en el evento Escucharnos y conectarnos para reinventar Costa Rica: liderazgo a partir de la escucha profunda , el cual pretendía mostrar las mejores prácticas en innovación.

¿Qué podemos esperar y hacia dónde camina la economía colaborativa?

La economía está cambiando; pasó de ser vertical a ser horizontal. La revolución tecnológica y la capacidad de las personas de organizarse está desarrollando un modelo económico en el que compartir y colaborar se vuelve mucho más eficiente que producir y competir. Entonces, no podemos esperar que este fenómeno se detenga, sino todo lo contrario.

”Costa Rica podría ser uno de los países más innovadores en este tema, pero, si no se toman las medidas necesarias, se va a convertir en un seguidor”.

¿Cuál es el principal reto que tiene el país para innovar?

Lo que hemos visto es que la economía de la colaboración permite un desarrollo infinitamente más grande que la economía de la competencia. Uno puede tratar de parar la economía horizontal o incluso bloquearla, pero, al final, eso no va a suceder. Lo que hay que hacer es crear un contexto para que esta economía se desarrolle al próximo nivel, pero sin perder las garantías sociales que la economía tradicional tiene.

GRACIELA SOLÍS
GRACIELA SOLÍS

¿Cómo se crea ese contexto?

Uno debería tratar de iniciar una ley para que la gente que trabaja con Uber tenga posibilidades, pero que también Uber tenga responsabilidades y no se vuelva un sistema de explotación; lo mismo sucede con otros ejemplos de colaboración.

”Hay que guiarla en un contexto de regulaciones y leyes que permitan que cualquier ciudadano pueda convertirse en empresario y viva bien, sin perder los derechos sociales y garantías, en vez de bloquearla como muchos Gobiernos lo intentan hacer”.

¿Cuáles son los factores que influyen para que la economía colaborativa se desarrolle?

El uso de las tecnologías y la nueva generación que usa estas tecnologías de forma más natural. A esto se le suma el desarrollo del sentido de la cooperación. Ya vimos que es una fórmula que tiene éxito, empresas que buscan solventar una necesidad social a través de servicios compartidos.

¿Cuál es el valor que añade este modelo a la sociedad?

Antes, una persona que no contaba con ingresos suficientes tenía que trabajar irregularmente; hoy esa persona sabe que puede alquilar una parte de su casa en (el sitio web) Airbnb, cuando antes representaba un gasto; lo mismo sucede con los vehículos. Son muchas oportunidades para generar ingresos y ahorrar gastos para los usuarios. La gente se está dando cuenta de que es muy cool, porque es un nuevo modelo de progreso.