Refinería dice que Contraloría dudó de su papel en las energías alternativas

Por: Patricia Leitón 5 marzo, 2015
Solís pidió anoche a los diputados meditar si los recortes al Presupuesto son amarras a los planes del Gobierno. En la foto, durante una visita a Ad Astra, firma de Franklin Chang, el 10 de octubre pasado. | GRACIELA SOLÍS
Solís pidió anoche a los diputados meditar si los recortes al Presupuesto son amarras a los planes del Gobierno. En la foto, durante una visita a Ad Astra, firma de Franklin Chang, el 10 de octubre pasado. | GRACIELA SOLÍS

El proyecto que iniciaron la empresa del científico costarricense Franklin Chang Díaz y Recope para usar hidrógeno como combustible en los vehículos se truncó.

Ayer, la firma Ad Astra Rocket anunció el rompimiento de nexos con la refinería debido al atraso de la firma estatal en la ejecución de la última fase.

“Después de más de siete meses de espera, Ad Astra Rocket Company ha decidido retirarse de su relación con la Refinadora Costarricense de Petróleo (Recope) en el desarrollo de tecnologías de hidrógeno para el transporte debido a la falta de ejecución, por parte de Recope en el cumplimiento de la última fase del proyecto”, informó Ad Astra en un comunicado dirigido al mercado de valores.

¿Qué pasó? Por medio de un comunicado, la refinería replicó que, en diciembre, la Contraloría General de la República (CGR) emitió un informe donde se refería a la incursión de Recope en áreas no incluidas en el marco legal que la regula, el cual establece su competencia exclusiva en petróleo y sus derivados.

El órgano contralor solicitó a Recope presentar una consulta a la Procuraduría General de la República (que opera como abogado del Estado) sobre si la empresa posee competencias para incursionar en energías alternativas.

La viceministra de Ambiente, Irene Cañas, vicepresidenta de Recope como suplente del ministro Édgar Gutiérrez, explicó que enviaron la consulta a la Procuraduría la semana pasada y no hay plazo para que esa entidad responda.

No fue posible tener ayer la opinión de la CGR.

“(La presidenta de la refinería Sara Salazar) considera además, de gran relevancia que Recope incursione en el ámbito de las fuentes alternas de energía, como el hidrógeno, biocombustibles, gas propano, gas natural y cualquier otra que se desarrolle en el futuro”, dijo Recope en el boletín.

La diputada del Partido Liberación Nacional (PLN), Sandra Piszk, demandó ayer explicaciones al Gobierno.

“No es posible que, por falta de voluntad y competencia de la Junta Directiva nombrada por la administración Solís Rivera, la empresa más icónica e innovadora del país esté analizando invertir en otros países de la región”, aseguró la legisladora.

En su comunicado, Ad Astra Rocket señaló que la empresa continuará el desarrollo de la tecnología en forma independiente y, eventualmente, en otros países de la región.

La relación entre Ad Astra y Recope para este convenio nació en el 2011. Ya concluyeron tres de las cuatro fases del proyecto, con una inversión de $2,1 millones.

Según se explica en el comunicado de Ad Astra, la planta actualmente produce hidrógeno de alta pureza que se almacena en tanques de última tecnología.

En octubre del 2014 el presidente de la República, Luis Guillermo Solís visitó la compañía y ofreció apoyo al proyecto.

El mandatario había afirmado que la alternativa del hidrógeno es plausible dentro de la variedad de fuentes energéticas que se prevén para encarar la escasez y el costo de la energía en el país. Además, estimó que la opción ayuda a cumplir con la meta de reducir la contaminación.