Ingresos del primer semestre cayeron 5%, a $2.400 millones

 5 septiembre

Copenhague.

El fabricante danés de juguetes Lego eliminará 1.400 empleos (casi 8% de su fuerza laboral global) tras reportar un inusual declive en ventas y ganancias, en la primera mitad del 2017.

La compañía privada dijo el martes que se prepara ahora para un cambio, cuando un nuevo director general asuma las riendas en octubre con la tarea de simplificar las operaciones luego de años de acelerado crecimiento y expansión a nuevos sectores, como el cine.

Empleado de Lego empacó el producto en la planta de la compañía, en República Checa.
Empleado de Lego empacó el producto en la planta de la compañía, en República Checa.

Los ingresos cayeron 5% a 14.900 millones de coronas ($2.400 millones) en los primeros seis meses del año, mayormente a causa de débiles resultados en los importantes mercados de Europa y Estados Unidos. Las ganancias bajaron 3% a 3.400 millones de coronas ($544 millones).

"Estamos decepcionados por la declinación de ingresos en nuestros mercados establecidos y hemos dado pasos para responder", dijo el presidente Joergen Vig Knudstorp.

Añadió que el objetivo a largo plazo es alcanzar a más niños en Europa y Estados Unidos y dijo que hay: "grandes oportunidades en mercados crecientes, como China".

La compañía, manifestó, tiene que simplificar su modelo de operaciones para reducir costos. Desde el 2012, el grupo ha construido una organización cada vez más compleja para apoyar su crecimiento global.

El mes pasado, Lego nombró a Niels B. Christiansen como director general en remplazo del interino Bali Padda. Christiansen comienza en el cargo el 1.° de octubre.

Etiquetado como: