La nueva economía compartida gana impulso en el mundo corporativo para algunos empleados en ultramar

 1 junio, 2015

Un miércoles reciente, Giuliano Barolo trabajó en el centro de servicio al proceso de negocios de Dow Chemical en Bombay, mientras Swati Tribedy lo hizo en la planta manufacturera de la misma compañía en Mozzanica, Italia.

Él estaba haciendo el antiguo trabajo de ella y al revés. Incluso, ella estaba en el viejo escritorio de él.

Desde principios de abril, Barolo, de 28 años, y Tribedy, de 31, han participado en un intercambio de talentos, una designación en el extranjero con la cual los empleados de la misma empresa, pero de países diferentes, cambian de puesto en forma temporal.

La nueva economía compartida incluye cosas como el intercambio de casa y departamento, transporte en coche y espacios de trabajo compartidos. Ahora, ese mismo tipo de filosofía está ganando impulso en el mundo corporativo, al menos para algunos empleados en ultramar.

El intercambio de talentos, que es típico que dure al menos un año, puede implicar menos trámites y gastos que los tradicionales nombramientos de expatriados, para los cuales las compañías tienen el costo adicional de mudar a la familia, y lidiar con escuelas y vivienda costosas.

Ventajas. “Es un periodo más corto, es menor el riesgo y es más fácil de administrar”, dijo Peter Clarke, quien lidera la práctica de los servicios mundiales de movilidad en la compañía PricewatershouseCoopers . Los intercambios también son efectivos en el desarrollo de las carreras, para promover la movilidad transfronteriza más temprano, y para atraer y retener a los empleados a los que se les ve un potencial elevado.

El italiano Giuliano Barolo se trasladó temporalmente a la sede de Dow Chemical en India | KUNI TAKAHASHI/NYTM
El italiano Giuliano Barolo se trasladó temporalmente a la sede de Dow Chemical en India | KUNI TAKAHASHI/NYTM

Barolo se enteró de la idea por una colega de su ciudad natal que tenía poco de haber regresado de un intercambio de talentos.

“Ella estaba muy entusiasmada”, comentó, “y me atrajo de inmediato”.

Tribedy, quien estudió Ingeniería Mecánica en la universidad, pero nunca había trabajado en las manufacturas, dijo: “Realmente quería experimentar otra función. Es distinto a lo que me había imaginado”.

En un informe reciente de PricewaterhouseCoopers se pronostica un incremento de 49% en los intercambios de talento en los próximos dos años, y que más de uno de cada cinco negocios mundiales planearán introducir el concepto.

“Típicamente, los dos empleados del intercambio comparten una estructura salarial similar y nivel de habilidades y experiencia, así es que, básicamente, se trata de una situación de quitar y poner”, explicó Clarke.

A veces, los empleados hasta intercambian la vivienda, lo que es conveniente para los empleados y un ahorro en costos para las empresas porque es frecuente que el cónyuge y los hijos permanezcan en su casa. Los candidatos son los que, a menudo, se ofrecen de voluntarios para la designación, contó.

Ese fue el caso de Karen Jung, una gerente en PricewaterhouseCoopers (PwC) en Tysons Corner, Virginia, quien, a principios de febrero, cambió puestos con Marie Claire Delpin, una gerenta de la compañía en París. Como muchos que hacen el intercambio, ambas son jóvenes de 29 años, están en el nivel júnior y son solteras sin hijos.

Lo corto del lapso del intercambio de talento fue atractivo y Jung recordó haber presionado para la designación. Las cosas se acomodaron rápidamente. Se lo plantearon a Delpin y también le agradó el compromiso de corto tiempo.

“Puedes disfrutar una experiencia profesional sin cambiar todo en tu país de origen”, manifestó.

Los beneficios, dijeron las mujeres, fueron tan diversos como aprender las diferencias entre las leyes tributarias estadounidenses y francesas hasta derribar los estereotipos culturales. Y la experiencia creó una conexión más cercana con clientes y colegas que están en Estados Unidos, comentó Delpin.

Atractivo. PwC dijo que muchas compañías participaron en esta práctica con una base ad hoc , y buscan formalizar y expandir sus programas. En un estudio reciente de la empresa, se encontró que 71% de los empleados jóvenes quería trabajar en el ámbito internacional y lo consideraba esencial para el crecimiento profesional.

“Ahora, las organizaciones dicen: ‘Eh, ¿qué se puede hacer para retener al talento y brindarles a los empleados más jóvenes la experiencia que quieren?’”, expresó Clarke. “Es una parte cada vez más importante de la estrategia de movilidad y una mentalidad global”.

Sin embargo, no todas las organizaciones multinacionales, ni sus clientes, participan en los intercambios de talento o siquiera están familiarizados con ellos.

“Sí se dan, pero, en general, sobre una base de excepción”, dijo Achim Mossmann, un director de la práctica de servicios de movilidad mundial en KPMG. “A menudo, la logística resulta demasiado engorrosa; es difícil identificar candidatos que se parezcan y, al mismo tiempo, liberarlos de sus funciones”.

Y hay inconvenientes: posibles pérdidas de productividad, molestias para los clientes y las compañías, y movimientos laterales para los empleados, dijo Dennis J. Garritan, socio administrativo de la firma de capital privado Palmer Hill Capital. “Aprenden nuevas habilidades, pero no se los está promoviendo; no a todos les encanta eso”, dijo. “Pero quieren palomear ese cuadrito internacional tan pronto como sea posible, y son inteligentes al hacerlo”.

Desde que comenzó el programa de intercambio de talentos en Dow hace tres años, han participado 126 empleados de 18 países. De las 76 personas en los primeros dos grupos, todas regresaron o regresarán a puestos nuevos o los promoverán en seis meses, explicó John Kolmer, el gerente de desarrollo de liderazgo mundial.

“Nosotros intercambiamos personas en todas las zonas geográficas y funciones”, dijo, y añadió que los objetivos incluyen tener dominio cultura, expandir las redes profesionales y “sacar intencionalmente a la gente de su zona de confort”.

Los empleados y sus compañías “obtienen, muy pronto, el beneficio de un catalizador que pueden aprovechar por el resto de su carrera”, comentó Kolmer.