Por: Marvin Barquero 14 octubre, 2013

La yuca ya no va al natural, va con ajos y especias; el pejibaye ahora se ofrece en crema lista para consumir y, además, de los tés de frutas, ahora hay dos infusiones frías: las empresas de alimentos saben que introducir novedades en sus productos puede ser la llave hacia nuevos mercados.

Las fórmulas tradicionales cambian y ahora hay mermeladas, bebidas instantáneas y premezclas para queques con edulcorantes para diabéticos; o fiambres, salchichas, jamones y patés tipo europeo, de muy alta calidad, hechos en Costa Rica.

A eso se le une el pan saludable, creado y desarrollado en Costa Rica. Se vende libre de sodio, sin grasas, sin azúcares y con harinas sin químicos.

Konig vende carne de soya, pan y galletas de fibra. | JORGE ARCE
Konig vende carne de soya, pan y galletas de fibra. | JORGE ARCE

En El Alto, Ochomogo, Cartago, se elaboran salchichas, fiambres, de la marca Linde Gourmet, en la pequeña empresa Jesico Foods S.A. Su presidenta, Simone Buettgen, resalta que la fórmula es totalmente alemana, pero toda la materia prima se compra en Costa Rica.

“La empresa tiene cinco años y realmente tenemos un nicho interesante. Estamos produciendo todo tipo de fiambres, salchichas, jamones, patés, tipo europeo, hecho en Cosa Rica. Son productos que nadie hace, son auténticos y de mucha calidad”, detalló.

Aunque ya vende su té hasta en Praga, en la República Checa, el gerente general de Mondaisa, Miguel Miranda, sigue en su proceso de innovación para captar nuevos mercados.

Lo último de esta firma son los tés listos para preparar con cubitos de hielo. Se pretenda cambiar la idea de las bolsitas de té que solo se preparan en caliente. “A eso añada el té verde con coco y el de frutas mixtas, nuevas presentaciones que buscan consumidores locales e internacionales”, dijo Miranda. El producto crece poco pero sostenido, resaltó.