Por: Óscar Rodríguez 15 julio, 2014

La inversión foránea en manufactura disminuye desde hace más de un año. La mayoría de fondos que llegan al país van al sector de dispositivos médicos, como este laboratorio que Bayer abrió en el 2013. | ARCHIVO /JORGE ARCE
La inversión foránea en manufactura disminuye desde hace más de un año. La mayoría de fondos que llegan al país van al sector de dispositivos médicos, como este laboratorio que Bayer abrió en el 2013. | ARCHIVO /JORGE ARCE

La manufactura reportó, durante el primer trimestre de este año, una salida de capitales por $31 millones, según el informe de inversión extranjera directa (IED) que publica el Banco Central.

La última vez que ocurrió una situación similar fue en los primeros tres meses del 2009, en plena crisis económica de Estados Unidos. En esa ocasión, el egreso de recursos fue de $7 millones, muestran los datos del ente emisor.

La Cámara de Industrias y la Cámara Costarricense de la Industria Alimentaria (Cacia) coinciden en que desde el año pasado hay firmas locales que trasladan operaciones a otros países por los altos costos de producción aquí.

“En el 2013, una empresa alimentaria cerró una parte de su línea de producción para trasladarla a El Salvador. Otra de confitería local hizo lo mismo, pero a Guatemala”, afirmó Mario Montero, director ejecutivo de Cacia.

Alexánder Mora, ministro de Comercio Exterior, dijo que no todo el dinero que salió de Costa Rica fue para inversiones en otros países.

“El decrecimiento de la IED se debe, en parte, a repatriación de dividendos de multinacionales y porque algunas registraron pérdidas el año anterior”, enfatizó Mora.

Gabriela Llobet, directora general de la Coalición Costarricense de Iniciativas de Desarrollo (Cinde), descartó que lo ocurrido con la IED se trate de una tendencia.

“No creo que sea un elemento de preocupación, sino que nos debe llevar a monitorear y ver tendencias acerca de los montos de inversión extranjera ligada a la manufactura”, señaló Llobet.

Por otra parte, en el último año 48 empresas manufactureras –micros y pequeñas– se desinscribieron como patronos ante la CCSS. Al cierre del primer trimestre de este año se contabilizaron 4.830 compañías registradas, según información de la entidad.

“El que haya menos empresas de manufactura es resultado de muchos años de carencia de políticas para el sector productivo”, afirmó Montero.

Etiquetado como: