Presidente de Cacia, José Manuel Hernando, señala que el Gobierno no debe poner nuevas barreras a la importación de materias primas como ocurrió este año

Por: Manuel Avendaño A. 21 diciembre, 2015
El presidente ejecutivo de la Cámara Costarricense de la Industria Alimentaria (Cacia), José Manuel Hernando (izquierda), explicó este lunes que esperan un 2016
El presidente ejecutivo de la Cámara Costarricense de la Industria Alimentaria (Cacia), José Manuel Hernando (izquierda), explicó este lunes que esperan un 2016 "complicado" debido a las intenciones de aumentar la carga tributaria para enfrentar el déficit fiscal del Gobierno.

San José

Un 2016 "complicado" por las intenciones de aprobar nuevos impuestos, por las barreras a las importaciones de materias primas que impuso el Gobierno y por la falta de acciones claras que permitan activar la competitividad, estas son las previsiones de la Cámara Costarricense de la Industria Alimentaria (Cacia) para el próximo año.

El presidente ejecutivo de Cacia, José Manuel Hernando, presentó la mañana de este lunes el Informe Anual del 2015 y Expectativas para el 2016.

El jerarca de Cacia se mostró muy preocupado por las "amenazas" que enfrentará el sector de la industria alimentaria el próximo año.

"Un crecimiento del 4% en las exportaciones y del 2,5% en promedio en el índice mensual de actividad industrial para la industria de alimentos y bebidas dio apenas para sostener el nivel de empleo, que mostró una mejora en este año 2015 después de haber caído en el 2014", acotó Hernando.

Aumento de impuestos y tarifas energéticas. Cacia explicó que dos de las principales amenazas que podrían golpear directamente la industria alimentaria en el país son las intenciones del Gobierno de aprobar nuevos impuestos y el aumento en las fuentes energéticas de gas licuado de petróleo (Gas LP) y en el búnker.

Sobre la reforma fiscal que propone el Gobierno, Hernando aseveró que "pasar de un 13% aun 15% el Impuesto al Valor Agregado (IVA), establecer un impuesto a los envases de plástico, e incrementar una serie de tasas impositivas dentro de los proyectos de ley para crear nuevos impuestos, son pretensiones a las que nos opondremos firmemente".

El presidente ejecutivo de Cacia, aseguró que no se puede compartir la tesis de que el déficit fiscal que golpea las arcas públicas se debe trasladar a los presupuestos familiares "cuando ha sido totalmente claro, que el faltante presupuestario del gobierno central tiene su origen en una pésima administración de las variables de gasto público".

En cuanto a materia energética, los industriales alimentarios se muestran alarmados por la propuesta que estudia la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos (Aresep) de aumentar las tarifas del gas LP en un 72% y las del búnker en 35%.

Las dos fuentes energéticas son las más utilizadas por los empresarios de alimentos del país, por lo que un incremento en las tarifas afectaría directamente la competitividad y la capacidad de sostener los puestos laborales de cara al 2016.

De acuerdo con Cacia, los precios del gas LP y el búnker son un 42% más altos en Costa Rica con respecto al resto de Centroamérica.

Críticas a decisiones del Gobierno. Los industriales de alimentos se mostraron consternados con las barreras restrictivas que impuso el Gobierno durante el 2015 a la importación de materias primas como carne de cerdo, aguacate y azúcar.

En un comunicado de prensa Cacia indica que: "Cerrar las importaciones de carne de cerdo y otros productos provenientes de Chile por simples "órdenes superiores", prohibir la importación de aguacate tipo Hass de México(...), o mediante la utilización de barreras sanitarias para encarecer la importación de azúcar, son algunos de los ejemplos que caracterizan medidas ilegítimas que vulneraron sensiblemente la seguridad jurídica y la credibilidad de las instituciones que administran el comercio".

Otro punto en el cual los empresarios alimentarios piden al Gobierno trabajar con "guantes de seda" es en el manejo de las relaciones comerciales con Centroamérica, ya que el leve crecimiento en las exportaciones del sector se dio gracias a este mercado.

Para Cacia la tensión generada la semana anterior con el retiro de Costa Rica de la mesa política del Sistema de Integración Centroaméricana (SICA) es un tema preocupante.

"Para los empresarios de alimentos, urge avanzar en temas como la incorporación plena de Panamá al sistema de integración comercial, la mejora en los procesos aduanales, eficiencia en la logística y el transporte en la región, así como la eliminación de barreras arancelarias que aún persisten en algunos productos en el comercio regional", manifiestó Cacia en un comunicado.

Finalmente los empresarios de la industria amlimentaria piden al Gobierno que replantee acciones y liderazgos con el objetivo de mejorar el clima de negocios, incentivar la innovación y ofrecer mayores oportunidades al mercado.