24 abril, 2014

Panamá. Acan-EFE Una huelga nacional de obreros de la construcción paralizó ayer el principal proyecto de la ampliación del canal de Panamá, en momentos en que el ritmo de los trabajos se recuperaba tras un conflicto contractual que los detuvo y obligó a posponer, de nuevo y por seis meses, la fecha de su culminación.

La ampliación está paralizada en su totalidad, dijo el miércoles a ACAN-EFE Héctor Hurtado, secretario de organización del poderoso Sindicato Único Nacional de Trabajadores de la Construcción y Similares (Suntracs).

Esta agremiación, que tiene alrededor de 70.000 afiliados, plantea un alza salarial de al menos un 20% anual por los próximos cuatro años, el periodo de la nueva convención colectiva de 152 cláusulas que negocia desde inicios de año con la Cámara Panameña de la Construcción (Capac).

El Grupo Unidos por el Canal (GUPC), liderado por la española Sacyr y encargado de la construcción del tercer juego de esclusas, confirmó, en un comunicado, que está parada la totalidad de las labores productivas en los sectores Caribe y Pacífico del proyecto, el principal de la ampliación.

La medida de fuerza impacta el cronograma de trabajo del proyecto, añadió sin más precisiones el consorcio en su misiva oficial, de dos párrafos. Fuentes de la Autoridad del Canal de Panamá (ACP) dijeron que los obreros llegaron a sus lugares de trabajo, pero no asumieron sus labores.