Por: Marvin Barquero 8 abril, 2014

El Gobierno descartó ayer que la medida de Intel de ajustar sus operaciones en Costa Rica afecte la imagen del país como imán de atracción de inversiones.

El segundo vicepresidente de la República, Luis Liberman, consideró que Costa Rica seguirá competitivo y seduciendo compañías.

Luis Liberman dijo que Costa Rica seguirá atrayendo inversión. | ARCHIVO.
Luis Liberman dijo que Costa Rica seguirá atrayendo inversión. | ARCHIVO.

Intel anunciaría hoy, de manera oficial, el cierre del área de producción en su planta en el cantón de Belén, donde mantendrá lo relacionado con investigación y desarrollo de productos y servicios.

Se prevé que la firma ratifique la salida de unos 1.500 trabajadores. En su operación en el país se quedarían otros 1.200 empleados.

Liberman dijo que se trata de una reasignación de labores de la multinacional para reducir costos en todo el mundo, cerrando y trasladando algunas plantas a otros lados. “Pero exactamente qué es lo que piensan hacer en Costa Rica, yo no tengo la información”, indicó.

El vicepresidente se refirió al tema antes de que se conociera sobre la cita que ayer sostuvo la mandataria Laura Chinchilla, con el CEO de Intel, Brian Krzanich, y otros altos ejecutivos de la compañía.

Antes y después de ese encuentro en Casa Presidencial, ninguno de los funcionarios ofreció declaraciones a la prensa. La ministra de Comercio Exterior (Comex), Anabel González, explicó que Intel pidió que no se hablara del tema, sino hasta hoy martes, por respeto a sus colaboradores.

Según Liberman, Costa Rica tampoco tendrá que replantearse su estrategia para la atracción de inversiones, pues siguen llegando empresas. El de Intel, agregó, es el caso de una sola compañía que está enfrentando una realidad distinta en su producción y su mercado.