Contrabando, clonación, subvaloración, falsificaciones y otras prácticas se realizan en Costa Rica, según el análisis

Por: Marvin Barquero 14 julio, 2016

San Jose.

El Estado costarricense habría dejado de percibir $75 millones en impuestos, en el 2014, como consecuencia del mercado ilegal de bebidas alcohólicas, de acuerdo con un estudio de la empresa Euromonitor suministrado por la empresa costarricense Florida Bebidas.

De acuerdo con ese análisis, en Costa Rica se practican contrabando, subvaloración, falsificaciones, sustitutos y presentaciones artesanales, en las cuales se evaden impuestos.

Para el 2014, el segmento ilegal de este tipo de productos representó un 9% del total, según las estimaciones de Euromonitor. Eso significó ventas por un cálculo de $111,6 millones.

Un 62% del mercado ilegal proviene de subvaloraciones y un 31% de contrabando. El resto se reparte entre las presentaciones artesanales (4%), las falsificaciones (2%) y los sustitutos (1%).

El principal atractivo para el consumidor final de los productos ilegales reside en los precios. Según Euromonitor, en el caso de contrabando las diferencias de precios pueden llegar hasta el 90% respecto del mercado legal. El whisky y el vodka están entre los productos preferidos por los contrabandistas, precisamente por sus altos precios, según los decomisos realizados por la Policía de Control Fiscal (PCF).

En el caso de las falsificaciones, las diferencias de precios encontradas llegan hasta el 85%, particularmente en presentaciones de vodkas, destacó el informe.

La Policía de Control Fiscal, la Fuerza Pública y otros grupos incrementaron este año la lucha contra el contrabando de licores.
La Policía de Control Fiscal, la Fuerza Pública y otros grupos incrementaron este año la lucha contra el contrabando de licores.

Agregó que el precio promedio de las presentaciones de licores de contrabando, para el 2014, alcanzó $8 por litro, mientras que para el caso del comercio legal ese valor pomedio fue de $15,1 por litro.

Irving Malespín, director de la PCF, consideró que las cifras presentadas por Euromitor están muy cerca de la realidad, aunque ese cuerpo no puede dar cifras absolutas definitivas.

"No podemos dar un dato exacto, pero considero que las cifras de evasión fiscal y del total del comercio ilegal de bebidas alcohólicas dadas en ese estudio son muy aproximadas a la realidad", señaló el funcionario.

Se basó para esa conclusión en el fuerte incremento de los datos de decomisos de licores, los cuales se dispararon en lo que va de este año porque, recordó Malespín, se mantuvo el control del contrabando hormiga pero se unió un plan para atacar el ingreso o fabricación ilegal de grandes volúmenes mediante una red de empresas.

Un ejemplo, señaló, fue la desarticulación de dos fábricas clandestinas en Desamparados, hae 22 días, en las cuales se decomisaron 40 estañones solo en alcohol.