El INA era la encargada de dar esta capacitación, pero por razones técnicas no ha cumplido con esta obligación

Por: Rebeca Madrigal 8 septiembre, 2016
Boston Scientific es una de las 331 empresas activas al 2015 en las zonas francas. El país va hacia el diseño de productos de alta tecnología, según el Gobierno. Fotografía con fines ilustrativo. | RAFAEL PACHECO
Boston Scientific es una de las 331 empresas activas al 2015 en las zonas francas. El país va hacia el diseño de productos de alta tecnología, según el Gobierno. Fotografía con fines ilustrativo. | RAFAEL PACHECO

San José.

El Ministerio de Comercio Exterior (Comex) financiará, por medio de un fideicomiso, un plan de entrenamiento y capacitación de empleados o aspirantes a trabajar en las empresas que operan bajo el régimen de zonas francas.

La Contraloría General de la República (CGR) refrendó en agosto de este año el contrato de fideicomiso con Bancrédito por un periodo de cinco años. El monto inicial es de ¢670 millones aportados por Comex con ingresos de su presupuesto.

Las empresas que reciben el incentivo también deben aportar parte del financiamiento del programa que soliciten, de acuerdo con Comex.

Hasta ahora, este ministerio ha recibido una solicitud del incentivo que se encuentra en trámite; sin embargo, no detallaron el nombre de la empresa ni el tipo de capacitación.

El número de empleos generados por las empresas ubicadas en el régimen de zonas francas aumentó 40% entre el 2010 y el 2014; se estima que unas 80.000 personas trabajan en empresas de este sistema, según el estudio Balance de zona francas: beneficio neto del régimen para Costa Rica, 2010-2014, realizado por la Promotora del Comercio Exterior (Procomer), en coordinación con la Coalición Costarricense de Iniciativas de Desarrollo (Cinde) y el Comex.

Incentivo. La Ley de Zonas Francas, vigente desde 1990, otorgó un incentivo para capacitar, formar o entrenar a trabajadores y aspirantes a trabajadores de las empresas beneficiarias.

El Instituto Nacional de Aprendizaje (INA) era la encargada de dar esta capacitación, pero por razones técnicas, no ha cumplido con esta obligación, argumentó Comex antes del Contraloría General de la República.

Alexánder Mora, ministro del Comex, explicó que se financiarán los programas que requieran alto nivel de especialización solo cuando el INA comunique que no los puede dar.

"Dicho plan permitirá atender necesidades de capacitación que el país actualmente mantiene desatendidas", justificó Mora.

La Nación intentó contactar a una autoridad del INA para explicar las razones por las cuales no han podido cumplir con la capacitación, pero la oficina de prensa informó de que el vocero autorizado, el presidente de la institución, Minor Rodríguez, se encuentra fuera del país.

Facultad. El fideicomiso está respaldado por el Reglamento para potenciar el desarrollo del recurso humano de las Empresas Beneficiarias del Régimen de Zonas Francas, vigente desde junio del 2015, que permite herramientas de financiamiento en caso de que el INA no pueda asumir las solicitudes de las empresas.

El artículo 6 de dicho reglamento establece que en caso de que el INA no tenga la posibilidad técnica o jurídica de atender la solicitud de la empresa en un plazo máximo de 20 días naturales a partir de la recepción se crearán los mecanismos de coordinación y financiamiento necesarios para atender dicha solicitud.

Mora enfatizó que no se tienen previamente definidas las entidades con las que se contratará la capacitación, porque dependerá del requerimiento, las necesidades de los trabajadores beneficiarios y los expertos disponibles para brindar el programa.

"(El fideicomiso) constituye un nuevo instrumento para fortalecer las condiciones competitivas del país requeridas para atraer y retener inversión, y más aun, se considera una herramienta de interés nacional ya que constituye un beneficio directo para los trabajadores por medio de la mejora de la empleabilidad de la población capacitada", explicó el ministro.

Las firmas interesadas deben presentar la solicitud del incentivo ante el Comité de Coordinación Interinstitucional, integrado por los ministros del Comex y el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social; los presidentes del INA y la Unión Costarricense de Cámaras y Asociaciones del Sector Empresarial Privado (Uccaep), el gerente general de Procomer y el director general de Cinde, o sus representantes.

Este Comité también define las áreas prioritarias que se deben financiar. Los programas se pueden impartir dentro del país, así como en el extranjero.

Necesidades. Los empresarios apoyan la medida, de acuerdo con Álvaro Valverde, director ejecutivo de la Asociación de Zonas Francas (Azofras).

"Estamos al tanto, apoyando plenamente lo que se está realizando, porque es sabido que el INA no tiene los recursos económicos ni profesionales para proveer las necesidades académicas de las empresas", aseguró Valverde.

"Las necesidades de capacitación requieren mediana y alta tecnología, en especial en las empresas de manufactura, que en muchos casos tienen ingenieros, pero no el área especializada que la empresa necesita", explicó el representante del gremio de empresas beneficiado.

Pese a los cuestionamiento sobre la capacidad del INA, tres de cada diez empresas del sector formal emplean a técnicos graduados de esa institución, de acuerdo con la II Encuesta Trimestral de Negocios Pulso Empresarial, elaborada por Uccaep.

La percepción de los empresarios sobre la formación que brinda el INA es favorable; un 43% la califica como muy buena y otro 43% como buena; un 3% la considera excelente y solo el 11% opinó que es mala.

El 62% de los consultados considera que la actual oferta académica del INA responde a las necesidades reales del sector productivo.