Iniciativa pretende generar empleo a víctimas y victimarios del conflicto armado

 14 diciembre, 2015

Colombia. GDA/Portafolio Un grupo de empresarios promueve la creación de una marca de ropa colombiana que permita generar empleo a víctimas y victimarios del conflicto armado entre la guerrilla y el Gobierno.

El empresario Jader Zuleta, gerente de CP Company, es el vocero de la iniciativa denominada Paz Wear que ya posee en Ibagué (departamento de Tolima) su primer taller con 10 empleados, pero que tiene en la mira abrir otros más en distintas ciudades, donde se pueden identificar personas que han dejado el conflicto y buscan oportunidades laborales.

“La meta es ofrecer una oportunidad a estas personas para que cuando salgan a la vida civil tengan dónde desarrollar su proyecto de vida. Son unas prendas que se presentaron al presidente (Juan Manuel) Santos en el marco de Tejiendo a Colombia y en octubre pasado en el GranSan”, manifestó Zuleta.

Con la red de reinsertados ya se ha socializado también el proyecto. Zuleta señaló que elaboradas las primeras prendas de ropa casual, el paso siguiente es tener lista la colección, para tocar las puertas de las grandes cadenas de comercio.

Jader Zuleta es el vocero de la iniciativa denominada Paz Wear, que ya posee su primer taller con 10 empleados. | CORTESÍA GDA/PORTAFOLIO
Jader Zuleta es el vocero de la iniciativa denominada Paz Wear, que ya posee su primer taller con 10 empleados. | CORTESÍA GDA/PORTAFOLIO

Igualmente, esperan que la iniciativa Paz Wear pueda ser proveedora de ropa para entidades oficiales del Gobierno central, así como de las nuevas alcaldías y gobernaciones.

La iniciativa tiene el respaldo de la Cámara Colombiana de la Confección. La planta de Ibagué es pequeña ahora pero puede generar 100 empleados, con el apoyo del Servicio Nacional de Aprendizaje, entidad que brinda formación profesional a trabajadores, jóvenes y adultos de la industria, el comercio, el campo, la minería y la ganaderías.

Esta última entidad podría contribuir con la capacitación de los operarios.

“ Las ventas que se deriven por la comercialización de la planta servirán para capacitar el personal y aumentar las inversiones en equipos. La idea es que la empresa sea autosostenible”, detalló el empresario.

El conflicto armado en Colombia data de inicios de la década de los 60 y perdura hasta hoy.