24 mayo, 2016
País espera más negocios con ampliación de Canal de Panamá
País espera más negocios con ampliación de Canal de Panamá

Ciudad de Panamá, Panamá

La empresa Sacyr concluyó, este martes, la construcción del tercer juego de esclusas del Canal de Panamá tras casi 7 años de trabajo, un contrato que la compañía se adjudicó en julio de 2009 como parte de un consorcio por $3.200 millones y que constituye la mayor obra de ingeniería del siglo XXI.

El próximo 31 de mayo está prevista la entrega de la obra a la Autoridad del Canal de Panamá (ACP) tras la realización de todas las pruebas de las estructuras y de los sistemas instalados.

Manuel Manrique, presidente de Sacyr, dijo en un encuentro con periodistas, que el grupo finalizó un hito que va a suponer "un antes y un después" para la compañía.

"Es un proyecto de los más emblemáticos y difíciles que puede acometer una empresa de infraestructura", añadió el primer ejecutivo de Sacyr, compañía que lidera el consorcio Grupos Unidos por el Canal (GUPC) que integran también la italiana Salini Impregilo, la belga Jan de Nul y la panameña Constructora Urbana S.A. (CUSA).

El contrato completo de la ampliación podría costar $5.581 millones, aunque dentro de ese monto, están en negociación casi $2.500 millones en reclamos y procesos legales.

Por esa razón hasta este momento el proyecto tiene un precio de $3.200 millones.

El barco portacontenedores Andronikos, de la naviera china COSCO, será el primero en cruzar el nuevo Canal de Panamá ampliado durante la ceremonia de inauguración que tendrá lugar el próximo 26 de junio y al que han sido invitados mandatarios de 70 países.

La ampliación del canal permitirá ampliar la capacidad de navegación del canal hasta 600 millones de toneladas anuales y el paso de buques de mayor dimensión, los conocidos como "postpanamax".

Ello abre además nuevas oportunidades en el transporte de gas a Estados Unidos y Asia o a los grandes cruceros.

De hecho, el segundo buque que pasará es un gasero, según señaló el director del proyecto, José Peláez.

La construcción de esta emblemática obra deja a su paso magnitudes de vértigo: hormigón equivalente a 2 pirámides de Keops, acero para levantar 22 torres Eiffel, 10.000 trabajadores de 40 nacionalidades o el rescate de 4.200 animales.

Para hacer realidad este reto, Sacyr se ha enfrentado a numerosos desafíos al tratarse de un proyecto de gran complejidad tanto técnica, como administrativa, logística y de gestión, así como por los estándares de calidad requeridos y el cronograma de ejecución.

Un factor climático adverso con 9 meses de lluvia al año; terreno sísmico; fallas activas; el trasladado de 16 compuertas con un peso total de 50.000 toneladas; no afectar a la navegación existente o el ahorro de un 60% de agua han sido algunas de las dificultades a los que se ha enfrentado este reto en la historia moderna de la construcción.

Etiquetado como: