En manufactura se reduce la planilla, en agricultura no crece y en ventas baja ritmo

Por: Patricia Leitón 19 septiembre, 2013
Hacia una menor contratación
Hacia una menor contratación

Agricultura, comercio e industria, las tres actividades económicas más grandes de Costa Rica, sufren en estos momentos una contracción en el empleo formal.

El deterioro más marcado es en industria, la cual representa casi la quinta parte de la producción del país, pues se perdieron unos 2.000 empleos entre julio del 2012 y julio del 2013.

Comercio, la segunda actividad más grande (15%) y la que más empleo genera, crece pero a un ritmo cada vez menor.

En el caso de la agricultura, que representa un 13% de la producción y además afronta una caída en su actividad, ya no se están creando nuevos trabajos.

Así está el panorama que muestran los datos del número de trabajadores registrados en el seguro de salud hasta julio del 2013, que proporciona la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS).

Las cifras coinciden con el sentir de los empresarios.

Rafael Guzmán, peón agrícola de 74 años, dice que está agradecido por tener trabajo fijo en esa actividad. Faena en una finca en Sona Fluca de La Fortuna de San Carlos. En el agro laboran cerca de 248.000 trabajadores y es de los sectores donde las contrataciones se estancaron. | CARLOS HERNÁNDEZ.
Rafael Guzmán, peón agrícola de 74 años, dice que está agradecido por tener trabajo fijo en esa actividad. Faena en una finca en Sona Fluca de La Fortuna de San Carlos. En el agro laboran cerca de 248.000 trabajadores y es de los sectores donde las contrataciones se estancaron. | CARLOS HERNÁNDEZ.

“Aunque no contamos con otra información de indicadores duros sobre empleo en la industria, de las conversaciones con empresarios del sector se confirma que en lo que va del año ha habido una tendencia hacia la reducción del empleo formal en el sector industrial que se recoge en las estadísticas de la Caja”, comentó Pedro Morales, asesor económico de la Cámara de Industrias.

Explicó que carecen de información desagregada, pero infieren que la pérdida de empleos ocurrió sobre todo en empresas fuera del Régimen de Zona Franca, las cuales muestran un decrecimiento en su producción.

Economía débil. En el comercio, la desaceleración en el empleo coincide con la que enfrenta la producción. “Entre enero y julio del presente año hemos observado una desaceleración del sector comercial que ha llevado a la supresión de 1.644 puestos de trabajo formales. Según datos de nuestro índice de confianza, para los próximos seis meses el 23% de las empresas del sector planea disminuir su planilla, frente al 17% que planea realizar nuevas contrataciones”, explicó Víctor Ruiz, primer vicepresidente de la Cámara de Comercio de Costa Rica.

En el agro, Álvaro Sáenz, presidente de la Cámara de Agricultura, explicó que en esta actividad hay empleo estructural, que es el que se mantiene todo el año, y estacional, el cual varía según las cosechas.

Explicó que sienten una reducción en el empleo estructural debido a los problemas de competitividad del país, tipo de cambio y porque sienten que el Gobierno les da más importancia a otras áreas.

Para Juan Diego Trejos, investigador de la Universidad de Costa Rica, los datos globales de la evolución del empleo asegurado no son tan malos, pero sí es claro que esos sectores reflejan problemas específicos dentro de una desaceleración económica más general.

El empleo total formal, según los datos de la CCSS, se ha desacelerado un poco, pero crece al 2,8%.