Por: Óscar Rodríguez 21 noviembre, 2016

En abril del 2013, el Tecnológico de Monterrey de México creó el Instituto de Emprendimiento, para impulsar en sus alumnos la creación y el desarrollo de empresas.

Las ideas y proyectos de los jóvenes se ‘democratizan’ y se presentan en el Festival de Emprendedores INCmty. Daniel Moska Arreola, director del Instituto de Emprendimiento, dijo que los emprendedores deben pensar en ideas de aplicación global.

¿Cómo se convirtió el Tecnológico de Monterrey en el centro del emprendimiento de México?

Desde que la universidad se creó, en 1943, nació con la idea de crear talento para el país. El espíritu innovador es parte del ADN del Tecnológico de Monterrey y lo definimos como soluciones innovadoras, que generen valor económico, social y ambiental.

“En el 2013, para hacer algo más grande, se crea el Instituto de Emprendimiento que se encarga del diseño y orquestación del emprendimiento en el Tec”.

¿Empezaron solos?

Sí. Tenemos áreas estratégicas. Una tiene que ver con la formación emprendedora que incluye todas las materias académicas. Otra son las plataformas y procesos que incluyen el trabajo de las incubadoras y las aceleradoras, tenemos parques tecnológicos y ahí hay fondos de gobierno que han entrado para financiar ese tipo de procesos. Ahora estamos intentando desarrollar startup (empresa emergente) de alto impacto, que no sean empresas tradicionales, sino de mucho más valor para generar más PIB (producto interno bruto).

”Entendemos que el ecosistema es la parte académica, pero debe estar muy relacionado con el ecosistema externo. Ya no basta el hecho en Costa Rica o el hecho en México, hay que tener valor agregado, marca global. Tienes que abrirte al ecosistema externo, no puedes ir pensando solo en el país”.

¿Por eso crearon el festival, para presentar las ideas?

Sí para abrirlo a la comunidad. Inspirar y impulsar para emprender con éxito. Hay gente de universidades públicas y privadas, donde hay cocreación. Está IBM, está el Banco Santander, que tienen procesos de aceleración importante.

”Hay que tener esa apertura, el emprendimiento no es eso de que ‘me quedo con todo y son mis hijos’. Sácalos al sol y que les vaya mejor”.

¿El emprendimiento debe quitarse la barrera del país?

Si no sales vas a perder de local, porque vendrá un visitante y te ganará. Si logras ganar de visitante cuando ellos vengan al territorio tuyo, pues será otra cosa. Es como la eliminatoria de Concacaf, si Costa Rica gana sus partidos afuera, ya la hizo porque adentro tienes la fortaleza más grande, pero si sales a ganar de visitante, estás del otro lado. Entonces, tienes que competir con empresas, no solo de la región, sino de otros lugares.

”Tienes que ver el mercado, tienes que validar el proyecto innovador en el mercado. Algo muy importante en emprendimiento es que está la idea, pero si no se valida, a lo mejor la idea tenía que cambiar. La idea inicial no es necesariamente con lo que terminará.

”Que el mercado lo compre y que sea una solución global. El emprendedor debe estar probando, trabajando para cambiar. Hay cosas que son experiencia de servicio y otras de mucha inversión. Hay que trabajar con proyectos que no saldrán en un año o dos, ahí se requieren fondos de inversión que apoyen”.

¿Deben los emprendedores aprender del fracaso?

Claro. Las ideas que irán escalando serám el 10% o 15%. La idea no vale en sí, sino que llegues al mercado. La innovación cuando el mercado la paga es lo que vale, pero si no empiezas con las ideas no llegarás a lo otro.

”El caer y levantarse es una de las competencias del emprendedor, soluciones innovadoras, tomar riesgos e incertidumbre. El emprendedor debe tenerlo, pero eso implica caerse, para tener soluciones innovadoras. Hay que arriesgarse a tomar decisiones que no necesariamente tendrán un resultado, pero se aprenderá mucho para el proyecto”.

En la región latinoaméricana hay jóvenes con ideas pero no saben cómo desarrollarla, más si son de zonas marginadas. ¿Cómo tender puentes a estos jóvenes?

Que hayas nacido en una ciudad u otra es una mera coindicencia; pero no por eso vas a estar condenado. México, Costa Rica, Argentina, toda Latinoamérica tiene gente muy talentosa, pero no tiene la gran oportunidad de la educación, y sobre todo una educación con una visión emprendedora.

”En el Tecnológico tenemos un proyecto que se llama líderes del mañana donde el 100% de la colegiatura más la parte de hospedaje y alimentación está financiado. Esos chicos firman un compromiso de que cuando regresen a sus comunidades ayudarán a llevarlas a otro nivel”.