Coordinador de la directiva de las firmas dice que "la obra se suspenderá" si cumplido el plazo de 21 días no se llega a un acuerdo con la ACP

 4 enero, 2014

Ciudad de Panamá (AFP).

El consorcio internacional encargado de la ampliación del Canal de Panamá aseguró este sábado que el conflicto con el gobierno panameño por su reclamo de un pago multimillonario por sobrecostos llegó a "un punto crítico", pero que está abierto al diálogo.

La firma encargada del diseño y construcción de las nuevas esclusas, que constituyen la columna vertebral de la ampliación del canal, amenaza con paralizar las obras.
La firma encargada del diseño y construcción de las nuevas esclusas, que constituyen la columna vertebral de la ampliación del canal, amenaza con paralizar las obras.

"La situación advertida ha llegado a un punto crítico, pero a pesar de eso seguimos abiertos al diálogo", afirmó en rueda de prensa el coordinador de la directiva del consorcio, Paolo Moder, en las oficinas de Grupo Unidos por el Canal (GUPC) en Ciudad de Panamá.

El 30 de diciembre pasado, GUPC envió una misiva a la Autoridad del Canal de Panamá (ACP) en la que le da un plazo de 21 días para resolver su reclamo de $1.600 millones en supuestos sobrecostos que el consorcio atribuye a la ACP.

Moder, de origen italiano, advirtió de nuevo que "la obra se suspenderá" si cumplido el plazo de 21 días no se llega a un acuerdo con la ACP, pero aclaró que "esto no quiere decir que no se terminará la construcción" del tercer juego de esclusas.

"Recurriremos a todas las instancias judiciales para hacer valer nuestros derechos e iremos a todos los países donde tengamos que ir" a dirimir esta disputa, agregó Moder.

El GUPC, que construye el tercer juego de esclusas del Canal, es integrado por la española Sacyr, socio mayoritario; Impregilo, de Italia; Jan de Nul de Bélgica; y la panameña Constructora Urbana (Cusa).

Las obras de ampliación del Canal, que cuestan $5.200 millones, $3.200 millones de los cuales para GUPC, tienen un avance del 70% actualmente y llevan un retraso de nueve meses, por lo que se prevé concluyan en junio del 2015 y no en el 2014 como se esperaba, para el centenario de la vía.