Cambio en metodología generó pasivo por $10 millones y pérdida no realizable por $3,7 millones

Por: Patricia Leitón 25 abril, 2013

San José (Redacción). El Banco Internacional de Costa Rica (Bicsa) informó esta tarde, por medio de un comunicado, de que el despido de Federico Carrillo como vicepresidente ejecutivo y gerente general de la entidad “se fundamenta en la pérdida de confianza de parte de la Junta Directiva, debido a la omisión de fiscalización de algunas operaciones financieras realizadas por Bicsa, concretamente los denominados swaps”.

La decisión la tomó anoche la Junta Directiva.

Mario Rivera, gerente del Banco de Costa Rica, explicó de que la operación con swaps consistió en unas coberturas de tasas de interés, las cuales se negociaron para proteger de la variabilidad de las tasas las emisiones de valores que Bicsa realiza.

Añadió todos los años se hace una metodología de valoración para dichas operaciones. El año pasado Bicsa decidió cambiar la metodología de valoración de esas coberturas de tasas de interés por una valoración de normativa contable. Al variarse la metodología generó un pasivo contingente de alrededor de $10 millones. Dicho ajuste derivó en una pérdida no realizada de $3.791.502.

En un comunicado enviado esta tarde el Banco informó de que Daniel González, quien funge como subgerente general asumió interinamente la gerencia.

En el comunicado el Banco, cuyos dueños son el Banco Nacional (51%) y el Banco de Costa Rica (49%), la entidad reiteró que “su solidez y fortaleza sigue siendo la misma que establece y confirma la empresa Moodys en la calificación emitida el 10 de abril” (La nota fue de Ba1).

Etiquetado como: