La brecha del periodo enero-abril del 2014 es un 0,6% mayor a la de un año antes, indicó el Banco Central

Por: Juan Pablo Arias 14 julio, 2014

San José

La balanza comercial del país, exportaciones menos importaciones, registró una brecha negativa de $2.154 millones al cierre del primer cuatrimestre del año.

El Sindicato de Trabajadores de Japdeva confirmó que este viernes mantendrá en operación el muelle de Moín pese a que una parte del gremio se unirá a las marchas que preparan los educadores.
El Sindicato de Trabajadores de Japdeva confirmó que este viernes mantendrá en operación el muelle de Moín pese a que una parte del gremio se unirá a las marchas que preparan los educadores.

Así consta en el Informe Mensual de Coyuntura Económica con corte a junio pasado, elaborado por el Banco Central de Costa Rica.

La brecha del periodo enero-abril del 2014 es un 0,6% mayor a la de un año antes y equivalente al 4,2% del Producto Interno Bruto estimado para el 2014.

En los primeros cuatro meses el valor de las importaciones alcanzó los $6.001,6 millones, cifra superior a los $3.847,8 millones que registraron las exportaciones.

Las compras del exterior registran un incremento del 0,1% determinado por las adquisiciones de las empresas del régimen definitivo (empresas que no gozan de los beneficios de un régimen especial como zona franca o perfeccionamiento activo).

Por su parte, las exportaciones de bienes se redujeron 0,2% debido a la contracción en las colocaciones de empresas de regímenes especiales, principalmente relacionadas con las ventas de componentes electrónicos y microprocesadores y alcohol.

Por destino de las exportaciones, los mercados que reflejaron la contracción de las ventas fueron Centroamérica y Panamá (productos laminados de hierro, sueros para elaborar medicamentos de uso veterinario, preparaciones alimenticias, pinturas y barnices), Asia (microcomponentes) y en menor medida, Estados Unidos (microcomponentes, alcohol, café, azúcar, pescado fresco).

Particularmente abril del 2014 presentó una ralentización de la actividad comercial. Según el Banco Central, el resultado se asoció con un menor intercambio comercial de las empresas de regímenes especiales.