24 septiembre, 2013

París

La agencia de calificación financiera Moody's lanzó este martes una advertencia a Costa Rica por el incremento de su deuda y a la dificultad del país de aprobar una reforma fiscal que permita poner tope al endeudamiento.

La agencia estima que para 2013 la deuda se elevará al 37% del Producto Interno Bruto (PIB).
La agencia estima que para 2013 la deuda se elevará al 37% del Producto Interno Bruto (PIB).

Moody's rebajó a negativa la perspectiva de la nota Baa3 del país centroamericano, que hasta ahora era estable.

"El gran déficit fiscal y el crecimiento de la deuda siguen siendo los principales riesgos para el crédito a medio plazo", advierte la agencia.

La agencia estima que para 2013 la deuda se elevará al 37% del Producto Interno Bruto (PIB), muy superior al 25% que había en 2008.

El déficit de las cuentas públicas ha pasado del 1% en el periodo 2004-2008, al 4,4% en 2009-2013, dice Moody's, que recuerda que tras varios intentos fallidos del gobierno de Laura Chinchilla, el objetivo es aprobar una reforma fiscal antes de que asuma la próxima administración en mayo de 2014.

La nota Baa3 de la deuda de Costa Rica está apuntalada por la diversificación de su base económica, recuerda la agencia, ya que sus ingresos per cápita de $12.606 son muy inferiores a los de otros países que tienen esa calificación o incluso más baja, como como Perú, Colombia y Brasil.

Una reforma fiscal, en particular en lo que respecta al gravamen de los ingresos, para permita reducir la deuda, sin duda llevaría a mejorar la nota sobre la solvencia del país centroamericano, dice la agencia, que no dudará en volverla a bajar en caso de deterioro de las cuentas públicas.