Comex espera respuesta europea a paquete de cierre presentado en junio

Por: Hassel Fallas 1 febrero, 2010
Pantalla completa Reproducir
1 de 2

Centroamérica y la Unión Europea (UE) retomarán las negociaciones para firmar un Acuerdo de Asociación a partir de hoy y hasta el miércoles en Bruselas, Bélgica.

En esa reunión informal se definirá la reanudación oficial del proceso para la apertura comercial, diálogo político y cooperación interrumpido a finales de junio, tras el golpe de Estado contra el mandatario hondureño Manuel Zelaya.

“Las elecciones y toma de posesión de Porfirio Lobo como presidente de Honduras han despejado el camino para que la UE normalice sus relaciones con el país centroamericano y puedan restablecerse las negociaciones”, publicó recientemente el sitio web de la presidencia española de turno de la UE.

Marco Vinicio Ruiz, ministro de Comercio Exterior, comentó que en estos tres días de reunión esperan una respuesta de Europa al paquete de cierre de negociación, presentado pocos días antes de iniciarse la crisis política hondureña.

Ese paquete incluye una oferta centroamericana de consenso para abrir servicios y cuotas para el ingreso de azúcar, carne de res y rones, entre otros.

Fernando Ocampo, jefe negociador adjunto de Costa Rica en la parte comercial, explicó que las reflexiones de la UE permitirán organizarse para la primera de dos rondas oficiales que permitirán finiquitar el acuerdo.

El primer encuentro se hará en Bruselas el 22 de febrero para discutir el acceso a mercados. El segundo será el 26 de abril para los temas políticos y de cooperación.

Pendientes. Ocampo aseguró que la discusión comercial con los europeos todavía está “bastante abierta”, pues falta la definición de ciertas reglas de origen, acceso a mercados, reglas sanitarias y fitosanitarias.

En reglas de origen, por ejemplo, Costa Rica tiene interés en que la UE flexibilice su posición sobre la procedencia de las resinas que deben contener los productos plásticos.

“Si la regla de origen exige resinas originarias, pues nosotros no las tenemos. Traer resinas de Europa aquí, procesarlas y retornarlas en productos es imposible”, aseguró.

En textiles, también se pide que los europeos no obliguen al país a comprar sus telas, sino que permitan utilizar otras para confeccionarlos.

Pero para el acceso del café, Ocampo explicó que más bien quieren una regla dura que impida a la UE comprar e industrializar el grano de África o Vietnam para venderlo aquí.

Etiquetado como: