Financistas en busca de dividendos grandes y rápidos apuntan ahora a compañías europeas como Nestlé

 2 julio

Nueva York

Tras doblarle la mano a gigantes estadounidenses como Apple, Pepsi, Sotheby's o Yahoo!, los accionarios activistas, financistas en busca de dividendos grandes y rápidos, apuntan ahora a compañías europeas como Nestlé.

“Ninguna compañía está a cubierto del activismo” accionario, dijo Gregory Taxin, director de la asesoría financiera Spotlight Advisory.

Esos “agitadores” se interesan “por compañías que acumulan dinero pero no lo reparten entre los accionistas”, explicó David Katz, abogado del gabinete Wachtell, Lipton, Rosen & Katz.

Los inversores tienen ambiciones europeas y buscan que se devuelva poder a los accionistas.
Los inversores tienen ambiciones europeas y buscan que se devuelva poder a los accionistas.

El estadounidense Daniel Loeb anunció que posee $3,500 millones en acciones de Nestlé y reveló así las ambiciones europeas de ese tipo de inversores que con mucho dinero en el bolsillo dicen querer que se devuelva poder a los accionistas.

Además de que ajuste sus gastos, Loeb exige ahora a Nestlé que venda su histórica participación en L'Oreal a fin de dar impulso al valor de sus acciones y remunerar mejor a los accionistas.

“L'Oréal fue una inversión fantástica (pero) no es un activo prioritario para una empresa agroalimentaria”, dijo a la AFP Elissa Doyle, portavoz de Loeb.