Por: Patricia Leitón 25 abril, 2015

Tradicionalmente, la pobreza en Costa Rica se ha medido por la insuficiencia de ingresos para cubrir las necesidades básicas de una familia.

ALBERT MARÍN
ALBERT MARÍN

Ahora, el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC), la Universidad de Oxford, la Asociación Horizonte Positivo y la Segunda Vicepresidencia de la República elaboran un nuevo indicador llamado índice de pobreza multidimensional (IPM).

Sabina Alkire, directora global de la Iniciativa para la Pobreza y el Desarrollo Humano, de esa universidad británica, estuvo ayer en el país y detalló los alcances de este indicador, que ya se aplica en 104 naciones.

A continuación, un resumen de la conversación que mantuvo con La Nación .

¿Nos explica más sobre el índice de pobreza multidimensional (IPM)?

Si hablas con personas pobres, lo que ves es que la pobreza tiene diferentes caras: desnutrición, hacinamiento, llevar a los niños a la escuela, buscar empleo, cuidar a alguien que tiene problemas de salud, discapacidad...

”Entonces, lo que hemos entendido es que si hay un conjunto de privaciones que sufren los pobres a la misma vez, ahora tenemos una herramienta más precisa para guiar nuestra política pública y también para poder dar servicios de una manera más integral, más eficiente, con menos costo y con más impacto para el mismo nivel de recursos”.

¿Cuál ha sido la experiencia en otros países?

Lo interesante de la medición es que no es solamente una estadística (...), es también una herramienta para la gestión en la política pública.

”Por ejemplo, en Colombia hay una mesa que incluye a todos los actores de los ministerios que están involucrados en la reducción de la pobreza. Ellos tienen 15 indicadores y para cada uno ven la tendencia, dónde hay problemas, dónde está estancado, dónde está el progreso y así ellos pueden ajustar su política pública y utilizar la medición para el monitoreo, para la inversión.

”Otro ejemplo es la focalización. Casi todos los países lo utilizan para focalizar los beneficios de diferentes servicios”.

¿Cómo ve usted el caso de Costa Rica? Nosotros tenemos bastante información, la duda que uno tiene es si será falta de información o falta de gestión.

Yo tengo mucho interés en Costa Rica; primero, es otro contexto en términos de las instituciones, especialmente en cuanto al liderazgo del sector privado. No hemos visto esto en otros países. Ellos (en el sector privado) son conscientes de su papel en la reducción de la pobreza.

”Lo segundo es que, en este momento, Costa Rica es el país que ha desarrollado el IPM con más rápidez, con alto nivel de calidad, porque el INEC tiene muy buena competencia.

”Lo tercero, es que parece que acá atraviesan un momento político en el cual hay un compromiso bastante fuerte en tratar de convertir la inversión de dinero en resultados concretos”.