Decisión se toma por mejora en economía estadounidense

Por: Patricia Leitón 16 diciembre, 2015
La presidenta de la Reserva Federal (Fed), Janet Yellen, da una rueda de prensa sobre la decisión de la Fed de iniciar el ajuste monetario en EE. UU. en Washington, Estados Unidos, este 16 de diciembre de 2015. Yellen remarcó que la subida de tipos de interés en 25 puntos básicos acordada, hasta situarlos entre 0,25 % y 0,50 %, supone
La presidenta de la Reserva Federal (Fed), Janet Yellen, da una rueda de prensa sobre la decisión de la Fed de iniciar el ajuste monetario en EE. UU. en Washington, Estados Unidos, este 16 de diciembre de 2015. Yellen remarcó que la subida de tipos de interés en 25 puntos básicos acordada, hasta situarlos entre 0,25 % y 0,50 %, supone "el fin de un periodo extraordinario" de siete años con tasas cercanas a cero.

Washington y San José.

La Reserva Federal de Estados Unidos (la FED) tomó este miércoles la decisión histórica de elevar las tasas de interés en 0,25 puntos porcentuales, después de mantenerlas prácticamente en cero desde la crisis financiera de 2008 con el fin de estimular la economía estadounidense.

Edificio de la Reserva Federal en Washington D.C., donde se reunió el comité de mercado abierto.
Edificio de la Reserva Federal en Washington D.C., donde se reunió el comité de mercado abierto.

"Los miembros del Comité (de Mercado Abierto) consideran que se ha producido una considerable mejora en las condiciones del mercado laboral de este año, y es razonablemente seguro de que la inflación se elevará, en el mediano plazo, a su objetivo del 2%. Teniendo en cuenta el panorama económico, y reconociendo el tiempo que tarda acciones de política que afectan a los futuros resultados económicos, el Comité decidió elevar la meta de la tasa de fondos federales en un cuarto de punto", señala el comunicado.

El aumento ocurre en la tasa de fondos federales, que es a la que se prestan los bancos estadounidenses a créditos de un día y que influye en otros costos de fondeo, no solo en ese país, sino que en el ámbito mundial, según comentó el puesto de bolsa Aldesa en su Pulso Bursátil del martes pasado.

El incremento tiene efectos en los mercados accionarios mundiales, en los mercados de bonos mundiales, donde también se negocian los de Costa Rica, y en los bolsillos de deudores en dólares que tienen sus créditos ligados a tasas de referencia mundiales como la Prime Rate y la Libor, las cuales tienen una alta correlación con la tasa de fondos federales.

Desde finales del 2008 y tras el estallido de la crisis financiera, la FED ha tomado medidas de flexibilización monetaria sin precedentes, con la inyección masiva de liquidez en el sistema financiero, mientras mantenía las tasas de interés entre 0 y 0,25% para estimular la recuperación.

Actualmente la tasa de desempleo en Estados Unidos se encuentra en torno al 5%, la más baja en siete años. Aunque el mercado laboral tiene zonas grises con empleos de tiempo parcial.

La inflación permanece prácticamente estancada, por los bajos precios del petróleo.

Efectos para Costa Rica. Para Costa Rica el aumento en las tasas de interés en Estados Unidos tiene varios efectos: complica la situación fiscal, presiona las tasas de interés en colones y en dólares al alza y hace previsible una menor entrada de capitales.

Los efectos fiscales provienen por varías vías. Uno es porque ahora se hace más costoso obtener crédito externo, que es una de las formas por las cuales el Gobierno ha financiado en los últimos años parte del déficit fiscal, estimado para este año en un monto equivalente al 5,9% de la producción.

"La deuda futura que Costa Rica emita en los mercados internacionales (Gobierno, bancos, ICE, empresas privadas) se irá encareciendo y eventualmente eso subirá las tasas locales en dólares y colones", comentó el expresidente del Banco Central, Rodrigo Bolaños.

La otra vía es porque con el aumento de las tasas de interés en colones y dólares, el Ministerio de Hacienda deberá pagar más intereses por la deuda que tenga a tasa variable en esas monedas.

"Nuestro alto déficit fiscal, sin eurobonos, ni "chinobonos", ya empieza a asustar y las señalas que manda Hacienda es que los actores en nuestros mercados pueden empezar a pensar en tasas de interés más altas, aún sin que nos bajen la calificación", añadió Bolaños.