El alza del PIB fue de 0,2% en el primer trimestre del año, inferior al 0,4% del cuarto trimestre de 2013

 30 mayo, 2014

Rio de Janeiro

Brasil, la séptima economía del mundo, crece a ritmo de tortuga pese a las inversiones realizadas para el Mundial de fútbol que comienza en 13 días: el PIB aumentó apenas 0,2% en el primer trimestre del año en relación al trimestre anterior, y para 2014 el mercado apuesta a un decepcionante 1,63%.

Río de Janeiro. El turismo es una actividad importante en el país suramericano.
Río de Janeiro. El turismo es una actividad importante en el país suramericano.

Tras el 'boom' de 2010, cuando la principal economía latinoamericana se disparó un 7,5%, el mundo desarrollado -hundido por la crisis 'subprime' de 2008 y 2009- cifró sus esperanzas en el gigante emergente, que parecía despertar de un gran letargo.

Pero las expectativas demostraron ser demasiado altas, y Brasil tuvo tres años de moderado crecimiento: 2,7% en 2011, 1% en 2012 y 2,5% en 2013 (cifra revisada este viernes al alza respecto del 2,3% anunciado anteriormente).

En este año electoral -hay comicios generales en octubre- todo indica que el escenario se mantendrá: el gobierno estima que el PIB aumentará entre 2,3% y 2,5%. El mercado, mucho menos optimista, pronostica sin embargo que el país de 200 millones de habitantes solo crecerá un 1,63%.

"El inicio de este año fue particularmente perverso para las expectativas empresariales: las amenazas de apagón, corte de agua e inflación fuera de control (...) determinaron una trayectoria en baja de la inversión", estimó el economista André Perfeito, de la consultora Gradual Investimentos, que redujo este viernes de 1,9% a 1,5% su proyección de alza del PIB de Brasil en 2014.

Acelerado. En 2010 "el mundo estaba hiperexcitado; parecía que Brasil crecería al ritmo chino. Pero hubo muchas expectativas y pocos resultados", dijo a la AFP el analista económico Felipe Queiroz, en Sao Paulo.

Hace cuatro años, con decenas de millones de personas accediendo por primera vez a la clase media (y al mercado de crédito) gracias a los programas sociales del gobierno, Brasil impulsó una serie de medidas para estimular el consumo, como la reducción de impuestos a electrodomésticos y automóviles.

"Estas medidas tienen sus limitaciones, su efecto hoy es menor que en el pasado. La clase media ya ha cambiado su heladera, su cocina, y está bastante endeudada. Y no hubo cambios económicos estructurales ni suficientes inversiones en infraestructura que favorezcan un crecimiento sólido", estimó Queiroz.

El consumo de las familias cayó un 0,1% este primer trimestre, "fundamentalmente por el alza de la inflación" y el crédito caro, estimó el viernes el ministro de Hacienda, Guido Mantega, al evaluar el PIB del 1T publicado en la jornada.

Brazuca Final Rio será el balón que se utilizará en el último juego de la Copa del Mundo en Brasil.
Brazuca Final Rio será el balón que se utilizará en el último juego de la Copa del Mundo en Brasil.

Si bien el gobierno ha invertido unos $11.000 millones en los preparativos para la Copa del Mundo -lo cual ha generado enormes protestas callejeras desde hace un año- no todo fue invertido en el período que se esperaba, señaló.

Algunos expertos creen que los efectos de las inversiones se verán a largo plazo: hasta 2019 la economía brasileña puede ganar cuatro puntos porcentuales de crecimiento gracias al Mundial y los Juegos Olímpicos, según la consultora Ernst &Young.

La agencia calificadora Moody's cree no obstante que la Copa tendrá un efecto insignificante en la economía, dado el magro crecimiento del país desde 2011.

El gobierno se enfrenta asimismo al dilema de cómo manejar la política monetaria en un escenario de crecimiento anémico y elevada inflación (6,28% en 12 meses en abril, peligrosamente cerca del techo oficial de 6,5%). El Banco Central mantuvo su principal tasa de interés en 11% esta semana, para alarma de los industriales que la consideran altísima.

Producción. El alza del PIB fue de 0,2% en el primer trimestre del año, inferior al 0,4% del cuarto trimestre de 2013 (cifra revisada a la baja del 0,7% anunciado anteriormente), informó el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE, oficial).

Mantega calificó el crecimiento de "moderado", y lo atribuyó a un "escenario internacional que no fue favorable".

"La recuperación de la economía internacional está demorando más de lo esperado. La economía de Estados Unidos tuvo un crecimiento negativo (contracción) de un 1% anualizado (en el primer trimestre). Hubo una caída de las inversiones en EEUU, eso nos perjudica. Estados Unidos importó menos productos del mundo en este primer trimestre. Europa también tuvo un crecimiento pequeño, por debajo de las proyecciones", justificó.

El foco de los analistas "ya está en el PIB del segundo trimestre del año, porque los índices de confianza señalan un desempeño más débil que en el primero", destacó Robert Wood, analista para Brasil de The Economist Intelligence Unit.

En relación al primer trimestre de 2013, la economía brasileña creció 1,9%, y en el acumulado de los últimos cuatro trimestres, un 2,5%, precisó el IBGE.