Especialistas estiman que plan de adhesión de Costa Rica a la Alianza del Pacífico sigue ese camino

 16 octubre, 2015

San José.

Las nuevas condiciones del comercio mundial, posteriores a la crisis del 2008, plantean el reto de llevar los acuerdos comerciales bilaterales a escala de bloques y, además, de diversificar tanto en cantidad de productos como en destinos para afrontar con éxito la transición, según el informe "Monitor de Comercio e Integración, 2015", lanzado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), y un panel de expertos que comentó las conclusiones.

La presentación se realizó la mañana de este viernes con el apoyo del Incae Business School y las conclusiones fueron comentadas por los especialistas Alberto Trejos, exministro de Comercio Exterior (Comex), Pedro Beirute, gerente general de la Promotora del Comercio Exterior (Procomer), Sandro Zolezzi, de la Coalición Costarricense de Iniciativas de Desarrollo (Cinde) y Víctor Umaña, directo del Centro Latinoamericano de Competitividad y Desarrollo Sostenible (Clacds), del Incae.

Paolo Giordano, economista principal del sector de integración y comercio del BID y coordinador del informe, explicó que entre 1990 y el 2008 el comercio mundial se desarrolló con el impulso de los acuerdos comerciales bilaterales, de los avances en la Organización Mundial del Comercio (OMC) y de los precios de las materia primas, entre otros factores.

Nuevo panorama. A partir de la crisis, hay un deterioro de precios de materias primas, la desaceleración del crecimiento en economías emergentes, como China, un cambio en el patrón del crecimiemnto orientado más al consumo y meos a la inversión y un aumeto internacional en el precio del dólar, que se refleja mucho en algunas economías de Latinoamérica.

La caída de las exportaciones en Costa Rica se contrapone al crecimiento del resto de Centroamérica, pero están muy influenciadas por la salida del área de manufactura de la empresa Intel.
La caída de las exportaciones en Costa Rica se contrapone al crecimiento del resto de Centroamérica, pero están muy influenciadas por la salida del área de manufactura de la empresa Intel.

A lo anterior se une un nuevo panorama de las relaciones comerciales con el Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (conocido como TPP), de 12 países, y el acuerdo entre Estados Unidos y la Unión Europea (UE). Estos dos acuerdos crean un nuevo panorama e incluso podrían erosionar preferencias negociadas por países centroamericanos en grandes mercados como los Estados Unidos y la UE, según las conclusiones del informe.

La nueva condición causó una caída en los ingresos por exportaciones en los países de Suramérica, aunque los centroamericanos, excepto Costa Rica, crecieron, en el primer semestre de este año. Las colocaciones costarricenses están influidas por la salida de la parte de manufactura de la empresa Intel.

Esa nueva situación plantea la necesidad de que los países de la región –entre ellos Costa Rica– se unan a bloques comerciales, con el fin de facilitar su acceso a los grandes mercados, especialmente mediante la agregación de origen a los productos o la participación en cadenas globales de valor, advierte el BID. Además, se debe ampliar la diversificación tanto de productos como de mercados.

Trejos recordó que los países centroamericanos están entre los que tienen un golpe diferenes a los suramericanos por el cambio en el comercio de las materias primas, pues no son netamene exportores de ellas, como el petróleo y el cobre. Además, advirtió que en esta nuevas condiciones del comercio mundial la bilateralidad va a desaparecer y se impondrán las relaciones de bloques comerciales. En ese sentido defendió el proceso para que Costa Rica ingrese al grupo de nacionales de la Alianza del Pacífico, formado por México, Colombia, Perú y Chile.

Zolezzi y Beirute defendieron la diversificación en productos agrícolas, en industriales y últimamente en bienes y servicios intensivos en conocimiento que desarrolla Costa Rica, por lo cual consideran que el país va en buen camino par adaptarse a las nuevas condiciones del comercio mundial.

Sin embargo, Giordano recordó que el reto es no solo sostener los procesos para la diversificación sino también sostenerlos y coincidió con Trejos en que Costa Rica tiene un reto en el campo de la educación, donde debe preparar a los jóvenes para adaptarse a estas nuevas condiciones y poder trabajar en as empresas que generarán el empleo.