Por: Patricia Leitón 12 mayo, 2014

Otro de los cambios significativos que muestran las encuestas nacionales de ingresos y gastos, es el incremento de casi un año de escolaridad en los miembros de los hogares con 15 años o más.

En el 2004 el promedio de años de estudio de las personas con 15 años y más era de 7,8 años y en el 2013 subió a 8,5 años.

El incremento en la escolaridad se registró en todos los hogares, según su nivel de ingreso, pero lo más positivo es que el aumento fue mayor en los más pobres (de un año).

Pablo Sauma calificó el incremento como bueno y señaló que ahora se requiere un análisis por grupos de edad.

En los últimos nueve años, la escolaridad promedio aumentó casi un año; pasó de 7,8 años a 8,5 años. | FRANK GUEVARA
En los últimos nueve años, la escolaridad promedio aumentó casi un año; pasó de 7,8 años a 8,5 años. | FRANK GUEVARA

Influyó mejora en los ingresos. Uno de los factores que contribuyó en la mejora en la escolaridad, fue un aumento en los ingresos.

Las encuestas muestran un incremento de ingresos corrientes netos de los hogares en ese periodo de 13,9%, lo cual ayudó a que las familias destinaran más dinero a la educación.

El monto destinado a la educación dentro del presupuesto de los hogares pasó de 3,6% a 4,9%.

Dentro de los ingresos, uno de los que más creció fueron las transferencias a los hogares (incluyen ayudas estatales, entre ellas becas para estudio), las cuales registraron alzas entre 34% y 59% para los hogares de todos los quintiles de ingreso.

Esto hizo que dichas transferencias pasaran de representar un 10,9% del ingreso total del hogar, a un 12,9%, en promedio.

Víctor Hugo Céspedes, expresidente del Instituto Nacional de Estadística y Censos, explicó que en el 2007 las transferencias para estudiantes con el fin de retenerlos en los estudios, se incrementaron en número de beneficiarios y en el monto por estudiante.

“Este fue un cambio muy significativo, que inclusive coadyuvo a una reducción de la pobreza de ese año”, añadió.

Jorge Vargas, coordinador a.í. del Estado de la Nación, comentó que el aumento en las transferencias es consistente con el aumento en el gasto (inversión) público social que se experimentó en la última década.

“La inversión aumentó de manera importante en esos años, tanto en términos absolutos y reales, como per capita . En la actualidad, estamos en los niveles más altos, per capita desde 1980. O sea, que era un resultado esperable”, añadió.

No obstante, explicó que el aumento de dichas transferencias es parte de un aumento más generalizado en el ingreso; por lo tanto, lo que representan dentro del total de entradas podría estar dentro del margen de error.