País se hace más caro y pierde competitividad, según economistas

 10 julio

San José

La devaluación del colón de Costa Rica respecto al dólar es la segunda más baja de América Latina en los últimos tres años.

Esta es la conclusión de un índice elaborado por el Banco Cathay con datos del Banco Central de Costa Rica (BCCR), que muestra la depreciación de las monedas de la región frente a la divisa estadounidense.

Los colones costarricenses mostraron una depreciación de 2,8%, entre junio del 2014 y el mismo mes de este 2017. Sin embargo, sus competidores regionales superan esa cifra desde 6,7 puntos porcentuales, en adelante.

Bóveda en el Banco de Costa Rica
Bóveda en el Banco de Costa Rica

Solo se exceptúa el caso de Guatemala, cuyo quetzal más bien se apreció respecto al dólar.

"Esto incide en temas de competitividad de comercio internacional: los precios de productos de los otros países se vuelven más baratos, mientras que los de Costa Rica siguen siendo un poco más caros en comparación con los de la región", explicó Hairo Rodríguez, gerente general de Banco Cathay.

El índice fija una base de 100 puntos en junio del 2014 y mide, a partir de ese momento, cuál ha sido el comportamiento de las monedas respecto al dólar.

El cálculo indica que si cada una de las divisas están por encima de los 100 puntos, esto quiere decir que se ha devaluado.

El quetzal guatemalteco es, a junio de este 2017, la única moneda que no supera o iguala los 100 puntos. Su moneda registra un nivel de 94,5 puntos en el índice, lo que indica que se apreció.

Competitividad. Lo que evidencia el índice, en el caso costarricense, es que la moneda nacional es menos competitiva, según analistas.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) explica en su informe Perspectivas económicas regionales del FMI: Las Américas, de abril del 2017, que la presión de los socios comerciales está redefiniendo el vínculo entre la política cambiaria y la competitividad, además de que marca un punto de inflexión respecto al pasado, cuando la mayoría de socios recurrían menos a la flexibilidad del tipo de cambio.

"En los países que han mantenido tipos de cambio bilaterales estables, el resultado ha sido apreciaciones reales muy marcadas y menor competitividad", explica el documento.

El economista Gerardo Corrales manifestó que Costa Rica se encareció cerca de un 30% desde el 2006 al presente. Además, anota que el tipo de cambio nominal del país ha estado casi fijo, lo que podría mostrar una intención del Banco Central de lograr su meta inflacionaria.

Para él, los perdedores de esto son los exportadores, el segmento turístico y el productor nacional que debe competir con productos importados más baratos, mientras que los ganadores son los importadores y deudores en dólares no generadores de divisas, por mencionar algunos, añadió Corrales.

En la región centroamericana, República Dominicana y Honduras manejan regímenes cambiarios administrados, mientras que Guatemala y Costa Rica cuentan con sistemas más flexibles.

Por su parte, el economista José Luis Arce considera que es claro que Costa Rica pierde competitividad, no por aplicar una estrategia distinta en el mercado cambiario respecto al resto de países de la región, si no como resultado de la coyuntura externa.

Arce agregó que los contextos económicos son distintos y por tanto: "no se vale argumentar que el colón debe depreciarse sólo porque otra moneda pierde valor frente al dólar".

El crecimiento económico de Estados Unidos, como principal socio comercial, lleva a Guatemala, Honduras y República Dominicana a contar con una fuerte oferta de divisas, impulsada por las remesas familiares, el turismo y las exportaciones, añadió Arce.

Resultados 2017. Si se analiza el índice, pero únicamente en los primeros seis meses de este 2017, la moneda que más se depreció en Centroamérica es la costarricense con una cifra de 2,6%, seguida del córdoba nicaraguense, con 1,6%.

Por su parte, recientemente las monedas suramericanas muestran signos de recuperación (aprecian) gracias a una mejora de los precios de las materias primas, fenómeno que lleva a Costa Rica más bien a depreciar su moneda.

El 5 de julio, el tipo de cambio promedio del Mercado de Monedas Extranjeras (Monex) se ubicó en ¢573,18 por cada dólar, lo que denota una devaluación de 4% en un año y de 3% a lo largo de este 2017.