Economistas cuestionaron, en actividad de Uccaep, falta de volatilidad en precio del dólar

Por: Óscar Rodríguez 25 agosto, 2016

Olivier Castro, presidente del Banco Central de Costa Rica (BCCR), aseguró que la competitividad del país no mejorará con el uso del tipo de cambio.

Además, descartó que el ente emisor utilice sus herramientas cambiarias para favorecer el crecimiento económico.

Castro se refirió sobre el tema durante la actividad Retos y Perspectivas de la Política Cambiaria organizada, este jueves, por la Unión Costarricense de Cámaras y Asociaciones del Sector Empresarial Privado (Uccaep).

Olivier Castro, presidente del Banco Central.
Olivier Castro, presidente del Banco Central.

El sector empresarial ha insistido en la necesidad de devaluar el tipo de cambio, tal como lo hicieron competidores como Colombia, México y Perú.

"Una apreciación real de la moneda (el colón) no debe interpretarse necesariamente como un encarecimiento del país frente a sus competidores (...) La competitividad de la economía no se mejora con ajustes arbitrarios del tipo de cambio nominal, si no con políticas que actúen sobre las variables que determinan el cambio real", enfatizó Castro.

Castro aseguró que la ganancia en la producción del país es la manera adecuada de ganar competitividad y de distribuir la riqueza en el resto de la población.

"Para lograr cambios sostenidos en la competitividad es requisito fundamental aumentar la productividad de la economía, lo cual a su vez demanda mejorar la calidad de los factores de producción donde la infraestructura es crucial, así como el tema de tramitología", aseguró el jerarca del BCCR.

Añadió que esos cambios estructurales no dependen del Banco Central.

"El Banco solo debe contribuir a la estabilidad macroeconómica de Costa Rica", enfatizó Castro.

Finalizada la exposición ante los empresarios, el jerarca del BCCR se retiró sin participar en el debate sobre la política cambiaria de la entidad.

El economista Gerardo Corrales cuestionó la actuación del ente emisor máximo, porque los países competidores de Costa Rica sí devaluaron sus monedas y generaron mayor atracción de inversión extranjera directa.

"El régimen de flotación administrada lo que buscaba era más volatilidad, pero si se ve la evolución de enero del 2015 a mayo del 2016 la volatilidad fue de nueve céntimos de colón. Esto es un tipo de cambio nominal fijo", argumentó Corrales.

El economista afirmó que el BCCR vendió, durante este año, $900 millones al sector público no bancario y compraron en el Mercado de Monedas Extranjeras (Monex) $520 millones.

"Esto quiere decir que están sosteniendo las fuerzas del mercado que en teoría deberían reflejar el régimen de flotación a cambio de una pérdida de reservas", aseguró Corrales.

"Los inversionistas nos dicen: 'Costa Rica es bonito, pero muy caro'. Al final hemos perdido competitividad", Gerardo Corrales

Por su parte, Eduardo Lizano, expresidente del BCCR, cuestionó que no haya volatilidad en el tipo de cambio, lo cual influye en una menor percepción del riesgo cambiario de los agentes económicos.

"Cuando el riesgo es muy pequeño se beneficia la dolarización que tanto preocupa al Banco Central", recalcó Lizano.

Según el BCCR, el colón acumuló una depreciación de 2,5% entre 1. ° enero y el 16 de agosto anterior.

La devaluación de la moneda local la generó el aumento del precio de algunas materias primas y el petróleo. Además porque algunos bancos comenzaron acumular divisas, según el ente emisor.