Economía

Floristería en su casa le permitió trabajar y cuidar a sus hijos

Actualizado el 04 de octubre de 2013 a las 12:00 am

Economía

Floristería en su casa le permitió trabajar y cuidar a sus hijos

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Patricia Leitón

En Belén, Heredia, hay una pequeña floristería llamada igual que ese cantón.

Con este negocio, fundado hace 16 años, doña América Chavarría, jefa de hogar, pudo trabajar, cuidar a sus cuatro hijos y obtener los ingresos para darles educación a todos.

La floristería la puso en su casa y así no tuvo que dejar a sus hijos en otro lugar para ir a trabajar, que en su criterio es el principal reto que enfrentan las mujeres jefas de hogar.

“Cuando las mamás jefas de hogar tienen que salir a trabajar afuera es muy duro y yo las admiro”, dijo ayer al consultársele sobre las dificultades que enfrentan las mujeres que están cargo de sus familias.

En su cantón, en el 2011, el 29% de los hogares eran dirigidos por una mujer, 10 puntos más que en el año 2000.

Factores de éxito. Doña América cubrió todos sus estudios de primaria y secundaria, y también estudió secretariado, conocimiento que le sirvió luego para administrar el negocio de las flores.

Además, su padre era ingeniero agrónomo y trabajó con plantas y árboles, y su primer trabajo fue en una floristería.

Su mamá también fue jefa de hogar y de ella aprendió a luchar.

“Mi mamá quedó viuda muy joven, fue muy valiente en sacar adelante a mis tres hermanos y a mí”, comentó ayer.

Otro factor que ha ayudado a doña América, según cuenta ella, es el apoyo de los vecinos del cantón a quienes agradeció.

El 16 de julio pasado a doña América se le quemó la casa y también una parte de su negocio, cuando se preparaba para atender la demanda del día de la madre, el 15 de agosto.

 América Chavarría es una jefa de hogar que con una floristería en su casa ha podido cuidar de sus hijos y darles educación. | JORGE ARCE
ampliar
América Chavarría es una jefa de hogar que con una floristería en su casa ha podido cuidar de sus hijos y darles educación. | JORGE ARCE

No obstante, pudo salvar materiales que le permitieron levantarse de nuevo y volver a instalar su negocio provisionalmente en la casa 3-E del Residencial Belén.

El pueblo realizó una feria para ayudarle y ahora levanta una nueva casa y un nuevo negocio, que en unos meses estará ubicado en la casa 44-H del mismo residencial.

  • Comparta este artículo
Economía

Floristería en su casa le permitió trabajar y cuidar a sus hijos

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Patricia Leitón

pleiton@nacion.com

Periodista de Economía

Redactora en la sección de Economía. Economista y periodista graduada por la Universidad de Costa Rica. Ganó el premio “Redactor del año” de La Nación (2001) y Premio Academia de Centroamérica del Periodismo Profesional en el Área Económica" (2004).

Ver comentarios
Regresar a la nota