Economía

La desocupación sigue al alza y enciende las luces de alerta

Actualizado el 22 de noviembre de 2013 a las 12:00 am

Economía

La desocupación sigue al alza y enciende las luces de alerta

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

El desempleo en el 2013 alcanzó un 8,5%, según los resultados de la Encuesta Nacional de Hogares, lo que refuerza una tendencia al alza entre el 2010 y este año.

El Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC) mide el desempleo en esa Encuesta como parte de las variables para estudiar la situación de las familias.

 Jennifer Delgado (27 años ) en la ventana. Afuera   sus hijos Dulce (7), Anderson (4) y Jefferson (10), en  precario Josué, en  Puntarenas. | ALBERT MARÍN
ampliar
Jennifer Delgado (27 años ) en la ventana. Afuera sus hijos Dulce (7), Anderson (4) y Jefferson (10), en precario Josué, en Puntarenas. | ALBERT MARÍN

El INEC también realiza otra encuesta, denominada Continua de Empleo, en la cual, el desempleo fue de 10,4% en el segundo trimestre de este año.

Pilar Ramos, coordinadora de la Encuesta Nacional de Hogares, explicó que el aumento de 7,8% del año pasado al 8,5% del 2013 es estadísticamente significativo, pues rebasa el margen de error.

El Decimonoveno Informe sobre el Estado de la Nación afirma que el desempleo actual es uno de los más altos de los últimos 30 años. Este mal y la dualidad del mercado de trabajo favorecen el aumento de la desigualdad.

¿Desempleo estructural? Para el coordinador interino del Estado de la Nación , Jorge Vargas, el desempleo, que afecta más a los hogares más pobres, genera una alerta de si Costa Rica se enfrenta a una desocupación más de tipo estructural (permanente).

Según la Encuesta Nacional de Hogares, en las familias con menores recursos la desocupación es de un 24,5%.

Vargas explicó que el desempleo puede ocurrir porque hubo un mal año y algunas personas perdieron su trabajo, pero tienen oportunidad de conseguir otro. También porque hay un grupo de personas que, por razones estructurales, no pueden obtener un empleo.

En el caso de los hogares de las familias pobres, a sus integrantes les cuesta conseguir trabajo por su menor preparación y porque el mercado de trabajo genera menos puestos para personas con menos calificación.

Jorge Vargas comentó que habrá que esperar un periodo más largo para ver si se trata de desempleo estructural, pero los resultados comienzan a despertar la sospecha y encienden una alerta.

  • Comparta este artículo
Economía

La desocupación sigue al alza y enciende las luces de alerta

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Patricia Leitón

pleiton@nacion.com

Periodista de Economía

Redactora en la sección de Economía. Economista y periodista graduada por la Universidad de Costa Rica. Ganó el premio “Redactor del año” de La Nación (2001) y Premio Academia de Centroamérica del Periodismo Profesional en el Área Económica" (2004).

Ver comentarios
Regresar a la nota