Economía

Buenas perspectivas de crecimiento para la Europa emergente

Actualizado el 26 de julio de 2013 a las 10:16 am

Economía

Buenas perspectivas de crecimiento para la Europa emergente

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

VARSOVIA

Las economías emergentes de Europa central y oriental prevén salir de la tormenta provocada por la crisis mundial hace cinco años, y crecer de manera sólida, estiman los expertos."Lo peor quizá ya ha quedado atrás", dijo la directora gerente del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, tras la publicación de las previsiones de crecimiento en el primer trimestre.

"Lo peor quizá ya ha quedado atrás", afirmó Christine Lagarde, directora general del FMI.
ampliar
"Lo peor quizá ya ha quedado atrás", afirmó Christine Lagarde, directora general del FMI.

La Europa emergente incluye a las economías más desarrolladas de los países excomunistas convertidos en miembros de la UE, Turquía, los países menos avanzados de los Balcanes además de Rusia y algunas exrepúblicas soviéticas de la CEI."Estimamos que en su conjunto, la región tendrá a partir de 2015 un crecimiento del 3,0% al 4,0% por año", declaró William Jackson, analista de Capital Economics desde Londres. Según él, Europa del Este es "más competitiva" que la periferia de la eurozona azotada por la crisis de la deuda.Los analistas de IHS, con sede en Washington, comparten esta opinión y predicen que en el periodo 2013-2018 la región crecerá un 22,4%, muy superior al 6,3% de la zona euro.Tras crear mercados libres sobre las ruinas de la economía planifificada comunista, los países de la región ofrecen muchas ventajas que no escapan a China."Una deuda pública baja, industrias bien integradas con Europa Occidental y bajos ingresos, que representan un gran potencial de crecimiento y de recuperación", explica Jackson.Aunque las inversiones chinas son todavía bajas en esta región, la promesa realizada en abril de 2012 por el entonces primer ministro Wen Jiabao de ofrecer $10.500 millones en líneas de crédito para reforzar la presencia de las empresas chinas ha facilitado el inicio de "negociaciones para acuerdos de inversión con varios países de la región", según Charles Movit, economista de IHS.Las importaciones de componentes chinos podrán entrar así en la UE "por la puerta trasera, en particular en el sector del automóvil", declaró.A corto plazo, el débil desarrollo del crédito va a constreñir la demanda interna, un importante motor de crecimiento, ya que las filiales locales de los bancos occidentales que dominan en la región siguen evitando el riesgo, dice Movit.Con un nivel de deuda pública que asfixia el presupuesto, el banco central de Polonia, el peso pesado de Europa central, ha bajado su tasa principal al histórico 2,5% para estimular el crecimiento.El gobernador del banco Marek Belka ha advertido que va a parar ahí ya que espera una recuperación este mismo año.Polonia es el único miembro de la UE que ha evitado la recisión desde hace 20 años. El FMI prevé que su PIB crecerá 1,1% este año, antes de acelerar progresivamente al 3,5% en 2018.Turquía, pese a las recientes protestas y a su vulnerabilidad a la volatilidad de capitales extranjeros, "podrá incluso lograr un crecimiento del 5% anual" después de 2015, según Jackson, gracias a su enorme mercado interior.Croacia, la República Checa, Eslovenia y Ucrania siguen hundidos en la recesión, mientras Bulgaria, Rumanía y Eslovaquia corren el riesgo de caer en ella.Eslovenia, miembro de la zona euro, es la más afectada con una contracción del 2,5% del PIB prevista este año, dijo Piroska Nagy, economista del Banco Europeo para la Reconstrucción y el Desarrollo (BERD)."Hay una gran necesidad de reformas en los sectores bancario y corporativo", subrayó.Convertida en julio en el miembro número 28 de la UE, Croacia, víctima de la recesión o del estancamiento desde hace cuatro años, necesita urgentemente reformas estructurales.La crisis política de la República Checa no parece afectar a los mercados, pese a una recesión récord desde hace 18 meses, cuyo final está previsto para el próximo año.La economía rusa crece gracias, sobre todo, al petróleo y al gas pero muy por debajo de su potencial de locomotora mundial, estima Nagy. Se prevé un crecimiento del PIB ruso del 2,0% al 2,2% este año, y del 3,0% en 2014, agrega."No es una cuestión de falta de dinero. Es una cuestión de confianza de que el dinero invertido no se malgaste", dijo.

  • Comparta este artículo
Economía

Buenas perspectivas de crecimiento para la Europa emergente

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota