La CNFL tiene 2.300 empleados y atiende a 520.000 clientes del Área Metropolitana

Por: Juan Pablo Arias 13 agosto, 2014

San José

La Compañía Nacional de Fuerza y Luz (CNFL) advirtió este miércoles que se encuentra "en jaque" por un desequilibrio financiero. Así lo explicó Víctor Solís, jerarca de la institución desde junio pasado, cuando se dio la salida de Pablo Cob.

De acuerdo con el nuevo gerente de la institución, la administración anterior realizó inversiones de difícil recuperación financiera, como la construcción del proyecto hidroeléctrico Balsa Inferior, que pasó de un costo inicial de $130 millones a $310 millones en cuatro años.

"Esto ha provocado un alto endeudamiento", manifestó Solís.

La deuda de CNFL pasó de ¢117.000 millones en el 2010 a ¢279.000 millones en el 2014, es decir, un incremento del 139%.

El actual jerarca de la entidad, Víctor Sólis, dio a conocer los resultados financieros este miércoles en conferencia de prensa.
El actual jerarca de la entidad, Víctor Sólis, dio a conocer los resultados financieros este miércoles en conferencia de prensa.

Además, la empresa alega que tiene poca liquidez para saldar sus deudas de corto plazo. Esto significa que no se tienen los recursos suficientes para cubrir los gastos de operación, inversión y endeudamiento.

"Al recibir la empresa, la nueva administración se encontró que el Estado de Resultados de la compañía muestra una pérdida de operación de ¢598 millones", manifestó Solís.

La empresa indica que el resultado neto a junio pasado refleja pérdidas totales por ¢7.193 millones y se espera que a diciembre supere los ¢10.000 millones.

El jerarca de la CNFL añadió que la baja inversión en infraestructura afecta la red eléctrica. "La CNFL debería haber invertido un promedio de ¢30.000 millones por año durante el periodo 2011-2013", señala un comunicado de la empresa.

Solís no descarta la petición de un aumento de tarifas para enfrentar la situación financiera. Además, conversarán con el Instituto Costarricense de Electricidad y entidades financieras para resolver sus problemas financieros.

Fuerza y Luz también reclama que entre sus problemas se cuenta el rechazo a la solicitud de ajuste tarifario, pues no se realizan desde abril del 2012.

Un crecimiento en la estructura organizacional en áreas no sustantivas y una estructura de costos deficiente también pesan en los resultados financieros.

El jerarca de la compañía también informó que la Contraloría General de la República había advertido sobre este desbalance financiero desde el periodo 2012-2013. No obstante, la anterior administración habría tratado de ocultar esta información con una declaratoria de confidencialidad.

Tras ser consultado al respecto, el gerente dijo que los acreedores "pueden estar tranquilos" pues la empresa cuenta con respaldo del Grupo ICE, dueño del 98,6% de las acciones de la CNFL.

Salidas. El pasado 27 de junio, el Consejo de Administración acordó el retiro de Pablo Cob Saborío como Gerente General de la institución.

El 26 de febrero y 17 de marzo anteriores, la Compañía informó al público inversionista, por medio de comunicados de Hecho Relevante, que prorrogaría la entrega de los estados financieros del 2013, lo que finalmente se haría el 28 de marzo pasado.

La ultima emisión de bonos fue e 15 de mayo del 2013 y la hizo por suscripción en firme con un puesto de bolsa.

La CNFL tiene 2.300 empleados y atiende a 520.000 clientes del Área Metropolitana.