Nuevas cifras, nombramientos de Trump y alza en las tasas meten presión

 28 noviembre, 2016

Nueva York. AFP Wall Street, que sube como la espuma desde que el republicano Donald Trump ganó las elecciones, se volcará esta semana a examinar datos sobre la salud de la economía de Estados Unidos.

Lo que digan los indicadores, los nombres que anuncie el presidente electo para su gabinete económico y el posible aumento en las tasas de interés en diciembre son los otros escollos que el mercado tendrá que sortear.

El índice industrial Dow Jones pasó el 23 de noviembre por primera vez en su historia los 19.000 puntos y terminó el viernes en el récord de 19.152,14, lo que significa un alza de 1,51% respecto a la semana pasada.

El Nasdaq, de valores tecnológicos, subió 1,46% a 5.398,92 puntos, y el S&P500 avanzó 1,44% a 2.213,35. En ambos casos, los valores no tienen precedentes.

Los analistas esperan elementos más concretos sobre la salud de la economía de EE. UU. que sigan justificando el alza en los mercados. | AP.
Los analistas esperan elementos más concretos sobre la salud de la economía de EE. UU. que sigan justificando el alza en los mercados. | AP.

“Las previsiones mejoran porque todos tratan de medir el impacto, en la economía y en las empresas, de la política de estímulos (de Trump), con reducciones de impuestos y aumento del gasto”, dijo Hughes Johnson, de Hughes Johnson Advisors.

En las próximas semanas, Trump deberá anunciar a los designados para conducir el área económica del gobierno que instalará el 20 de enero. Los nombres serán un indicador de lo que efectivamente pretenderá hacer el nuevo mandatario republicano.

“Ese será un test importante (...) para confortar a los inversores que esperan un programa de fomento de la economía pero sin un sesgo proteccionista en el comercio, cosa que podría afectar negativamente”, estimó Gregori Volokhine, de Meeschaert.

Más allá de la política estadounidense, “necesitamos alguna otra cosa para seguir subiendo”, dijo el analista Tom Cahill, e indicó que eso podría provenir, en parte, del “crecimiento estadounidense”.

Luego del alza de la confianza de los consumidores informada días atrás, el mercado querrá esperar otras señales del consumo, principal motor de la economía estadounidense.

Por eso quiere tener datos de como resultó el Viernes Negro, la tradicional zafra de liquidaciones que atraen a millones de estadounidenses a las tiendas.

Lo que resulte este Viernes Negro será “crucial para hacerse una idea de lo que puede ocurrir a fin de año con las acciones del sector comercial o ligadas al consumo”, explicó el analista Michael James.

En esa línea, la semana próxima aportará indicadores clave.

El martes 29 de noviembre se conocerá la revisión del crecimiento económico trimestral, y el 2 de diciembre, se divulgarán los datos del empleo, elemento crucial para las reuniones del 13 y 14 de diciembre, en que la FED discutirá la esperada alza de las tasas de interés, algo que se viene demorando desde hace un año.

Precisamente, el posible aumento de las tasas de interés es otra de las vallas que deberá sortear Wall Street.

La perspectiva de aumentos adicionales en los tipos del 2017 en adelante, podría ser más complicada, dijeron analistas.

“El mercado puso precios casi enteramente en base a un aumento de la tasa en diciembre”, dijo David Levy de la firma Republic Wealth Advisors. “La pregunta es qué hará la Fed más allá de diciembre y qué orientaciones dará”, añadió.

“Como hemos visto desde hace años, el mercado se beneficia con las tasas de interés bajas”, indicó. “De manera que si la Fed empieza a dar señales de múltiples aumentos de tasas en 2017, eso podría ser visto como negativo”, advirtió.

Los precios de los bonos estadounidenses bajaron desde las elecciones. Pero un significativo aumento de las tasas, tras un largo tiempo de estar casi en cero, probablemente estimule a los inversores a desprenderse de acciones para comprar papeles estadounidenses.

“La pregunta real es: ¿hacia donde vamos desde aquí?”, dijo Hugh Johnson. “Cuando formulamos esa pregunta, la respuesta es, más incertidumbre acerca de 2017”, añadió.

Un punto clave será cómo se recibirán las iniciativas de Trump en el Congreso, en donde sus republicanos tienen una ajustada mayoría en ambas cámaras.

Otra pregunta es cuánto de su retórica contra el libre comercio será realmente puesto en práctica. Wall Street recela mucho de cualquier cosa que tienda a restringir el comercio.

“Los fundamentos económicos realmente no han mejorado”, dijo Cecchini. “Mucho del optimismo que se observa ahora, se va a evaporar”, auguró.