Ahora el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, deberá elegir a los dos principales funcionarios de la reserva

 6 septiembre

Washington.

El vicepresidente de la Reserva Federal estadounidense (Fed), Stanley Fischer, dejará su cargo a mediados de octubre al alegar razones personales.

Fischer, de 73 años, era miembro de la junta de directores de la Fed desde mayo de 2014 y se mantendría en el puesto hasta junio del 2018.

Esta inesperada renuncia le dará al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, la oportunidad de elegir a los dos principales funcionarios de la Reserva Federal en los próximos meses, ya que el mandato de la presidenta de la Fed, Janet Yellen, termina a principios de febrero próximo.

Fischer, de 73 años, era miembro de la junta de directores de la FED desde mayo de 2014.
Fischer, de 73 años, era miembro de la junta de directores de la FED desde mayo de 2014.

"Le estoy agradecida por su amistad y por sus servicios. Extrañaremos sus consejos y su humor punzante", dijo Yellen en un comunicado del ente.

Otros dos lugares en la junta de directores de la institución también están vacantes y deben ser cubiertos.

Fischer precisó que abandonaría su cargo el 13 de octubre o en una fecha cercana.

En su carta de renuncia, el vicepresidente de la Fed destacó que durante los últimos años en la junta de directores, la economía ha seguido fortaleciéndose, trayendo millones de puestos de trabajo adicionales para los estadounidenses.

"Sobre la base de las lecciones de la reciente crisis financiera, hemos construido los primeros pasos para fortalecer el sistema financiero y ser más capaces de traer crédito vital para la prosperidad de los hogares y empresas en el país", indicó Fischer en el documento.

La administración Trump tiene la intención de desmantelar gran parte de las medidas adoptadas tras la crisis financiera del 2008-2009, algo a lo que Yellen se opone.