Sector empresarial apoya que exista un solo precio para la divisa, en lugar de tres

 28 junio, 2014

Caracas. EFE. El vicepresidente venezolano para el área económica, Rafael Ramírez, anunció ayer que el Gobierno implementará un nuevo sistema cambiario durante el transcurso del año, debido a que el actual no resultó adecuado para la economía de la nación petrolera.

“Nosotros vamos a ir a un nuevo sistema cambiario”, dijo Ramírez a periodistas. Luego precisó que los cambios entrarían en funcionamiento dentro de este año.

“No es que estamos hablando de planes para dentro de un año, no”, agregó. Sin embargo, indicó que, para tomar esas decisiones, habrá que adoptar medidas previas relacionadas con el nivel de reservas, el equilibrio de precios y la cantidad de masa monetaria circulante.

El vicepresidente Rafael Ramírez también preside la petrolera estatal PDVSA. Ayer presentó los resultados financieros de la firma en 2013. | AFP.
El vicepresidente Rafael Ramírez también preside la petrolera estatal PDVSA. Ayer presentó los resultados financieros de la firma en 2013. | AFP.

En ese sentido, Ramírez señaló que el Sistema Integrado de Administración de Divisas (Sicad I y Sicad II) vigentes en la actualidad, prefiguran un nuevo sistema en el tipo de cambio monetario.

La medida será implementada porque el actual sistema no ha resultado adecuado para la economía venezolana, según dijo el también ministro de Petróleo.

Tres precios. En Venezuela existe un sistema de control de cambio que deja en manos del Estado el monopolio de las divisas, que son entregadas a tres tipos de cambio distintos en función del objeto al que sean destinadas.

El más barato establece un cambio de 6,3 bolívares por dólar; el segundo está en un tipo variable controlado, de alrededor de 10 bolívares en tanto, el tercero (Sicad II) está en unos 50 bolívares, con participación de actores privados y públicos en un mercado controlado.

Ramírez manifestó que no podía adelantar cuál será la tasa de ese nuevo sistema.

El mandatario venezolano, Nicolás Maduro, también se ha referido a la necesidad de que los tres tipos de cambio converjan, en un futuro, en un punto beneficioso.

Por su parte, Jorge Roig, presidente de Fedecámaras, la principal patronal del país suramericano, consideró que la unificación de los tres tipos de cambio vigentes apunta en la dirección correcta.