Superintendencia y operadoras critican retiro masivo pues reduce ahorro laboral

Por: Óscar Rodríguez 12 diciembre, 2015
La Supén fundamentará técnicamente los cambios al FCL el próximo año; pero el proyecto llegaría al Congreso hasta en 2017. Cinthya Hernández, de Popular Pensiones, atendió a Fabián Castro en marzo. | ARCHIVO
La Supén fundamentará técnicamente los cambios al FCL el próximo año; pero el proyecto llegaría al Congreso hasta en 2017. Cinthya Hernández, de Popular Pensiones, atendió a Fabián Castro en marzo. | ARCHIVO

La Superintendencia de Pensiones (Supén) propuso quitar el retiro masivo, cada cinco años, del dinero del Fondo de Capitalización Laboral (FCL).

El objetivo de la entidad es que los recursos solo puedan retirarse cuando el trabajador renuncie o sea despedido.

Álvaro Ramos, jerarca de la Supén, consideró que el actual esquema de retiro quinquenal del FCL no es sano, pues estimula el consumo en vez de fortalecer el ahorro individual en caso de ruptura laboral.

“Digamos que la persona retira el FCL, que hoy es su derecho, va y se compra una pantalla plana y al mes lo despiden y ya no tiene ningún ahorro. Esa es la parte que nos incomoda en la Supén”, enfatizó Ramos.

La Supén propondrá una reforma legal a la figura del FCL para que el aporte mensual al fondo vaya directamente a la pensión obligatoria complementaria. Además, una parte del salario del empleado, aún sin definir, financiaría la creación del seguro de desempleo.

Asimismo, la entidad quiere quitarle la administración al Banco Popular del 1% del monto de planilla de los trabajadores del sector público y del privado, que actualmente hacen durante año y medio.

Los diputados de la Asamblea Legislativa tendrán la última palabra sobre la propuesta.

infografia
Este es uno de los objetivos del nuevo Plan Estratégico 2016-2020 de la Superintendencia, avalado por el Consejo Nacional de Supervisión del Sistema Financiero (Conassif) en setiembre anterior.

El plan de promover una reforma legal al ahorro individual es el tercero hecho por la Supén desde el 2008.

El FCL fue creado hace 15 años, en la Ley de Protección al Trabajador. El patrono, público o privado, aporta al ahorro obligatorio del empleado un 3% mensual del salario.

La ley dicta que el retiro del FCL se realiza cada cinco años, si se mantuvo una relación laboral continua, o en el momento en que haya una ruptura laboral.

A partir de abril del próximo año, 193.500 trabajadores tendrán derecho a llevarse hasta ¢212.000 millones . Hasta noviembre anterior, el fondo tenía ¢600.000 millones acumulados.

El superintendente Ramos explicó que los cambios al Fondo de Capitalización Laboral se propondrán tras la entrega masiva de dinero el próximo año y la propuesta se enviaría a la Asamblea Legislativa hasta en el 2017.

Apoyo. Cinco de las seis operadoras complementarias de pensiones confirmaron a La Nación el apoyo a la reforma que impulsará la Superintendencia.

“La eliminación de la posibilidad de retiro, cada cinco años, del FCL, permitirá que el fondo cumpla mejor el objetivo principal de ayudar al trabajador a subsistir temporalmente ante un periodo de cese laboral”, aseguró Marvin Rodríguez, gerente general de Popular Pensiones.

Esta operadora administra el 28% del total de los recursos del ahorro individual del país.

Para Hermes Alvarado, gerente general de BN Vital, suprimir el traslado mensual del 1%, del salario del trabajador al Banco Popular, será un beneficio para los afiliados ya que las operadoras podrán contar más pronto con los recursos para inversión.

Mientras, Hector Maggi, gerente de la operadora de la Caja Costarricense de Seguro Social, dijo que la iniciativa permitirá a la persona acumular más dinero en su pensión complementaria.

La situación también favorecería a las operadoras, pues cobran su comisión con base en los recursos administrados.