Obligaciones deberán cumplirse a partir de 2019 por entidades como UBS y Credit Suisse

 7 mayo, 2014

Ginebra

La Autoridad Federal de la Vigilancia del Mercado Financiero de Suiza (Finma) estableció este miércoles exigencias en materia de fondos propios a los dos primeros bancos del país, UBS y Credit Suisse, en el marco de la reglamentación "demasiado grande para quebrar" (too big to fail).

UBS es una de las entidades que deberán cumplir con las exigencias de las autoridades suizas.
UBS es una de las entidades que deberán cumplir con las exigencias de las autoridades suizas.

Teniendo en cuenta el tamaño global del banco y la parte de mercado en Suiza que ostenta, la Finma estableció una tasa del 19,2% de sus activos ponderados de riesgo (RWA) para UBS, y de 16,7% para Credit Suisse.

Asimismo, el controlador financiero exigirá a los dos bancos tener una tasa específica de fondos propios no ponderados.

Para el número uno suizo, UBS; será el 4,6% y para Credit Suisse, el 4%.

Estas exigencias deberán cumplirse a partir de 2019, según establece el régimen suizo reservado a los bancos demasiado grandes.

La Finma ha establecido los porcentajes en función de las cifras del ejercicio de 2012, y asumiendo que el tamaño y la parte de mercado no variarán en los próximos años.

Exigidas estas cifras, la Finma asume que tal vez estos porcentajes serán menores, dado que los bancos están realizando cambios para reducir su propia exposición.

Etiquetado como: