Alto gasto y ausencia de una reforma fiscal debilita finanzas, según calificadora

Por: Óscar Rodríguez, Patricia Leitón 25 febrero, 2016

San José.

Rodríguez sumaba 37 años de laborar para el Ministerio de Hacienda. Rafael Pacheco.
Rodríguez sumaba 37 años de laborar para el Ministerio de Hacienda. Rafael Pacheco.

La agencia Standard & Poor's (S&P) rebajó la calificación de riesgo soberana de Costa Rica desde BB a BB- debido al deterioro fiscal del país.

La agencia informó, este jueves, que la combinación de crecientes presiones sobre el gasto y la ausencia de una reforma fiscal ha debilitado las finanzas públicas del país.

Además de que aumentó la vulnerabilidad a choques externos externos, indicó S&P por medio de un comunicado.

"La baja de las calificaciones refleja el continuo deterioro fiscal que se ha traducido en un creciente nivel de deuda y en cada vez mayores pagos de intereses", argumentó la agencia estadounidense.

Para S&P es cada vez menos probable que la administración de Luis Guillermo Solís logre la aprobación de proyectos fiscales, máximo por la fragmentación política de la Asamblea Leislativa.

A comienzos de mes, Moody's cambió la perspectiva sobre la deuda soberana de Costa Rica de estable a negativa, al tiempo que afirmó la calificación de riesgo en Ba1, que es la misma que mantiene desde setiembre del 2014.

El Ministerio de Hacienda presentó este jueves un nuevo proyecto para promover la contención del gasto del sector público.

"Con este proyecto, el Ejecutivo estaría completando el conjunto de propuestas de carácter legal que conforman la agenda de Fortalecimiento de la Hacienda Pública, con la que se busca generar una solución al problema fiscal estructural que enfrenta el país", indicó Hacienda en un comunicado.

Las calificaciones crediticias expresan la opinión de la agencia sobre la capacidad y voluntad de un emisor, en este caso el Gobierno, para cumplir en tiempo y forma con sus obligaciones financieras.
Las obligaciones calificadas en "BB" son consideradas como poseedores de características especulativas.

Estas calificaciones son importantes para los inversionistas internacionales que ante el mayor riesgo van a pedir más tasa de interés al invertir recursos en nuestro país, lo cual encarece el financiamiento no sólo al Gobierno Central, sino también para otras entidades.

Urgen consenso. El ministro de Hacienda, Helio Fallas, dijo, en un comunicado emitido esta noche, que habían alertado de que la calificación podía bajar y si no se hacen ajustes fiscales la nota podría bajar más.
"Lo hemos venido alertando desde hace meses, esta rebaja podría generar, en el corto plazo, repercusiones importantes en variables relevantes de nuestras finanzas públicas, como por ejemplo, en el costo financiero de nuestro endeudamiento con su efecto sobre las tasas de interés", manifestó Helio Fallas, primer vicepresidente y ministro de Hacienda.

"El anuncio de la rebaja en la calificación de nuestra deuda soberana de largo plazo por parte de S&P es lamentable por las implicaciones en nuestra economía y es una clara señal de la urgencia de la aprobación de los proyectos de fortalecimiento de la Hacienda Pública", añadió el Jerarca.

Para Fallas, la información divulgada hoy por S&P es una nueva llamada de atención a los distintos sectores para lograr consensos alrededor del planteamiento que el Gobierno ha realizado en materia de ingresos y gasto público, con el objetivo de atender el desbalance fiscal.

De no hacerlo, afirmó, el país se expone a nuevas degradaciones en la calificación crediticia. Esto quedó de manifiesto en el informe, pues según la agencia, de mantenerse esta situación, existe una alta probabilidad de enfrentar una nueva reducción en la calificación de nuestra deuda soberana en los próximos 18 meses.