Jerarcas de la Caja dicen que resultado es la foto de un año particular de régimen

Por: Óscar Rodríguez 24 febrero, 2014
En los últimos dos años se pensionaron más de 35.000 personas, lo que incrementó los gastos del régimen obligatorio administrado por la Caja. El sistema cerró el 2013 con 220.899 personas jubiladas. | ARCHIVO/ALBERT MARÍN
En los últimos dos años se pensionaron más de 35.000 personas, lo que incrementó los gastos del régimen obligatorio administrado por la Caja. El sistema cerró el 2013 con 220.899 personas jubiladas. | ARCHIVO/ALBERT MARÍN

Las reservas del régimen de Invalidez, Vejez y Muerte (IVM) recibieron, durante el 2013, el menor aporte de recursos en los últimos ocho años.

Aporte a la reserva
Aporte a la reserva

Según los estados financieros del 2013, el sistema tuvo un ingreso de ¢114.589 millones, o sea, una caída de un 5% frente al 2012.

El principal resultado fue que las reservas del IVM reportaron, por quinto año consecutivo, una desaceleración en su crecimiento.

La reserva es un ahorro con el cual se pagarán las pensiones de los futuros pensionados. Esta se nutre cada año del dinero excedente entre los ingresos y gastos del sistema. Así como de los intereses de las inversiones de los recursos que ingresan al régimen.

Pero el acelerado crecimiento del número de nuevos pensionados golpea las finanzas del sistema. En 2012 y 2013 se jubilaron la mayor cantidad de personas en el historia del régimen, 17.960 y 17.346, respectivamente, según estados financieros del régimen.

El IVM es un sistema de pensión contributiva obligatorio creado en 1941 y es administrado por la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS).

El régimen tiene 220.899 pensionados y 1,4 millones de personas que aportan al sistema. La misma CCSS recientemente estimó que el sistema sería deficitario desde el 2037 y que las reservas quedarían en cero en el 2042.

Año particular. Para Gustavo Picado, gerente financiero de la Caja, el cierre del IVM, en el 2013, es solo la fotografía de un año en específico. “Un régimen de pensiones nunca puede valorarse por los resultados de un año en particular. Debe analizarse con periodos de 50 y 100 años. Hay años que tienen ciertos resultados y en otros son diferentes. No tiene sentido sobredimensionar los resultados”, detalló Picado en entrevista con La Nación, el viernes anterior.

Evolución del régimen obligatorio
Evolución del régimen obligatorio

Asimismo, la Caja espera que haya un ingreso adicional al régimen de entre ¢10.000 millones y ¢15.000 millones durante este año, por el ajuste en la base mínima contributiva para los trabajadores independientes.

Estos recursos serían principalmente por el aporte que el Gobierno Central hace subsidiariamente a los empleados independientes.

Adicionalmente, entrarían al régimen otros ¢30.000 millones, en 2015, por concepto del ajuste de 0,5 puntos porcentuales en la cuota obrero-patronal acordada en 2005. La contribución al IVM sube cada lustro en en ese porcentaje y llegará hasta el 10%. Actualmente, la cotización es de 7,5%.

“Los nuevos aportes llegarán a cerrar la brecha entre los mayores gastos del sistema frente a los menores ingresos”, recalcó José Luis Quesada, gerente de Pensiones de la CCSS.

Pese al optimismo de los funcionarios de la Caja, en la Superintendencia de Pensiones (Supén) dudan que esos recursos extra sean suficientes para afrontar el aumento de los gastos del régimen.

“Este año la CCSS va a necesitar ¢50.000 millones de los intereses de la reserva (para pagar pensiones). Con esos nuevos ingresos con suerte se cubre ese faltante, lo que significa que a partir de 2016, el régimen se comerá más intereses, por la dinámica demográfica”, enfatizó Édgar Robles, jerarca de Supén.

Robles coincidió, con el gerente financiero y el de Pensiones de la CCSS, en que el resultado del estudio actuarial independiente del IVM será fundamental para la toma de decisiones sobre el sistema.

En el Partido Acción Ciudadana y en Liberación Nacional tienen la misma posición.