Por: Óscar Rodríguez 9 septiembre, 2015
Las operadoras de pensiones complementarias administraban ¢4,3 billones a junio anterior de fondos obligatorias. Mariela Garita (izquierda), empleada de BCR Pensiones, atendió a Pablo Mesén en marzo anterior.
Las operadoras de pensiones complementarias administraban ¢4,3 billones a junio anterior de fondos obligatorias. Mariela Garita (izquierda), empleada de BCR Pensiones, atendió a Pablo Mesén en marzo anterior.

El Régimen Obligatorio de Pensiones Complementarias (ROP) recuperó, este año, la tendencia de crecimiento en la rentabilidad histórica real que había disminuido a finales del 2014.

Algo similar pasó con el Fondo de Capitalización Individual (FCL), según el Informe de Coyuntura del Sistema Nacional de Pensiones , de junio anterior, elaborado por la Superintendencia de Pensiones (Supén).

Al 30 de junio, las seis operadoras de pensiones obligatorias en el país administraban un saldo de ¢4,3 billones de los afiliados en el ROP y ¢531.006 millones del FCL.

Marvin Rodríguez, gerente general de Popular Pensiones, explicó que la mejora en la rentabilidad ocurrió como consecuencia de la baja en la inflación y las tasas de interés.

Pensiones
Pensiones

Para Alejandro Solórzano, gerente general de Vida Plena, también influyó la diversificación de las inversiones de las operadoras, en especial las que aumentaron su apuesta en el mercado extranjero.

“Las operadoras comenzamos a reducir la duración de los portafolios de inversiones, como medida de prevención, pues se prevé un alza en tasas de interés el próximo año. Asimismo, se apuesta por una mayor inversión fuera del país”, dijo Solórzano.