Empresa pública hizo inversión por $18 millones en Soresco en el 2013

Por: Óscar Rodríguez 28 julio, 2014

La Refinadora Costarricense de Petróleo (Recope) utilizó dinero de la venta de hidrocarburos para el proyecto de la refinería china, pese a que, desde el 2008, la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos (Aresep) no acepta que por tarifas se financie dicho proyecto.

La empresa estatal tomó $18,7 millones de la comercialización de combustible para hacer el último aporte de capital a la compañía creada por China y Costa Rica para realizar la obra, según consta en la modificación de presupuesto STAP-0569-2013 de la Autoridad Presupuestaria del Ministerio de Hacienda.

En dicho documento, del cual tiene copia La Nación , se establece que la fuente de financiamiento del aporte fue la venta de productos derivados del petróleo.

El uso del dinero quedó avalado en el Decreto Ejecutivo N°37595-H del 23 de mayo del 2013, pero sin detallar el origen de los recursos. Sin embargo, un mes antes, la compañía pública hizo la última inversión, de $18,7 millones, en la Sociedad Reconstructora Chino Costarricense S. A. (Soresco) para alcanzar el total de $50 millones, muestran los estados financieros de Recope del 2013.

El proyecto chino-costarricense para modernizar la refinería de Moín está detenido desde junio del 2013. La planta dejó de operar en el 2011 y tenía una capacidad de refinar 18.000 barriles diarios de combustibles. | JORGE NAVARRO
El proyecto chino-costarricense para modernizar la refinería de Moín está detenido desde junio del 2013. La planta dejó de operar en el 2011 y tenía una capacidad de refinar 18.000 barriles diarios de combustibles. | JORGE NAVARRO

Solo una parte de los recursos, $31,3 millones, salieron del superávit de la institución estatal, según el informe DFOE-AE-0268, del 29 de julio del 2011, de la Contraloría General de la República (CGR) y del Decreto Ejecutivo N 36650, del 18 de julio del mismo año.

Consultado sobre la modificación presupuestaria, Édgar Gutiérrez, gerente de Administración y Finanzas de Recope, dijo que solo necesitaban del aval de Hacienda para usar el dinero. “La única autorización que requería Recope para efectuar dichas erogaciones era la de la Autoridad Presupuestaria”, explicó.

El proyecto de modernizar la refinería de Moín, valorado en $1.500 millones, nació en el 2007 tras un convenio entre Recope y la empresa China National Petroleum Company (CNPCI). El pasado 18 de junio, el presidente Luis Guillermo Solís dijo que el gobierno chino aceptó iniciar de cero la negociación del proyecto.

Inversión pública en empresa conjunta
Inversión pública en empresa conjunta

Límite. Juan Manuel Quesada, intendente de Energía de la Aresep, confirmó que del cálculo tarifario se excluye lo relacionado con la actividad de refinación. Añadió que, en la resolución RIE-014-2014, emitida este año, tuvieron que reiterar la prohibición impuesta a Recope.

“Las inversiones analizadas por esta Autoridad Reguladora, para el cálculo del margen de comercialización de Recope, para los ejercicios 2014 y 2015, no comprenden las obras de ampliación y modernización de la refinería, específicamente el proyecto CNPCI-Soresco”, reza el dictamen.

El año pasado, la Autoridad Reguladora tampoco aceptó que Recope cargara a las tarifas ¢16 millones por gastos relacionados con Soresco (resolución RIE-055-2013).

También la Contraloría advirtió, en el 2009, que era responsable de obtener los permisos y contenido monetario para hacer frente a la obra. “Los condicionamientos del refrendo contenidos se mantienen, por tanto, es responsabilidad exclusiva de Recope cumplir con las advertencias emitidas por el Órgano Contralor”, aseveró Lilliam Marín, gerente del Área de Fiscalización de Servicios Ambientales y de Energía.