Por: Patricia Leitón 21 noviembre, 2013

La variedad de beneficios extras al salario base ( pluses) y las 54 convenciones colectivas que dan beneficios diferentes a los funcionarios explican, en buena medida, las disparidades salariales en el sector público.

En el Informe sobre la Gestión del Estado en Materia de Empleo Público en Procura de la Eficiencia Administrativa , del 2010, la Contraloría General de la República halló disparidades salariales que oscilan entre 225% y 614% del salario total reconocido para algunos funcionarios públicos, en los cuales las funciones asignadas y los requisitos exigidos para esos puestos son los mismos.

 En entidades como el INS y Recope el pago de cesantía para los trabajadores es de 20 años, mientras que en los ministerios, de 8 años. | ARCHIVO
En entidades como el INS y Recope el pago de cesantía para los trabajadores es de 20 años, mientras que en los ministerios, de 8 años. | ARCHIVO

El informe también encontró que en algunas instituciones públicas el rubro pagado por anualidades es incluso mayor al monto que se destina a los salarios base.

Desde el siglo pasado. Los pluses como las anualidades, dedicación exclusiva, carrera profesional, entre otros, comenzaron a surgir casi a mitad de siglo pasado y varían entre entidades.

José Joaquín Arguedas, director general del Servicio Civil explicó que las anualidades nacieron en 1957.

“Los demás pluses empezaron a surgir al tomarse medidas restrictivas al empleo público, producto de la crisis de los años 1970 y 1980. La Autoridad Presupuestaria endureció toda negociación, los sindicatos se volvieron creativos y los juzgados ni para qué. Laudos y convenciones hicieron el resto y el resultado es una enorme inequidad salarial”, detalló el director del Servicio Civil.