Por: Óscar Rodríguez 28 enero, 2015
La Caja administra el fondo de pensiones. | ARCHIVO
La Caja administra el fondo de pensiones. | ARCHIVO

Las medidas para fortalecer el régimen de Invalidez, Vejez y Muerte (IVM) sufrirán un nuevo retraso, tras la decisión de posponer, por tres meses, el análisis de la situación financiera del sistema administrado por la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS).

La entidad autónoma y la Superintendencia de Pensiones (Supén) acordaron que el Departamento de Ciencias Actuariales de la Escuela de Matemáticas de la Universidad de Costa Rica (UCR) revise el estudio del IVM hecho por la firma Melinsky Pellegrinelli y Asoc.

La Caja y Supén contrataron, en el 2014, a la empresa Melinsky para realizar un estudio actuarial independiente al IVM, pero ambas instituciones públicas tardaron tres años en ponerse de acuerdo en los términos del análisis.

Los resultados se iban a entregar esta semana.

“El estudio (de Melinsky) tiene que darnos a todos la certeza de que no solamente está completo, sino que es integral. El que haya un tercero es tener un ojo externo que debe ser visto como una fortaleza”, afirmó ayer María del Rocío Sáenz, presidenta ejecutiva de la CCSS.

Añadió que el retraso para iniciar el análisis de las posibles reformas al IVM sería de mes y medio.

Édgar Robles, jerarca de la Supén, confirmó que el contrato con Melinsky permite la revisión de los resultados del análisis por parte de la UCR.

El IVM tiene 1,4 millones de cotizantes y paga la jubilación a 217.345 pensionados.

Además, posee unas reservas que ascienden a ¢1,9 billones, según datos de la CCSS. Colaboró Ángela Ávalos