Cantones costeros y rurales presentan mayores desajustes en arcas municipales

Por: Óscar Rodríguez 21 julio, 2014

Casi la mitad de las municipalidades del país afrontaron serios problemas en sus finanzas en los últimos dos años.

Endeudamiento, morosidad y déficit presupuestario fueron los problemas recurrentes que frenaron el desarrollo en 38 de los 81 cantones del país, concluyó el estudio Situación financiera de los gobiernos locales , de la Contraloría General de la República, de mayo anterior.

En estos ayuntamientos, con deficiencias en la administración de los recursos, vive un tercio de los habitantes del país, según los datos de población del Censo 2011, del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC).

Los municipios con las mayores penurias financieras son costeros y rurales, según demuestra el reporte del ente contralor.

Esta es la primera vez que la Contraloría hace un análisis global de las finanzas de todos los gobiernos locales del país.

German Mora, gerente del Área de Gobiernos Locales de la Contraloría, recalcó que, por la mala gestión municipal, se dejan de hacer obras para la comunidad y se deterioran los servicios públicos.

“En estos municipios hay falta de personal idóneo, ausencia de controles internos y problemas de planificación”, enfatizó Mora.

Pablo Sauma, director del Observatorio del Desarrollo de la Universidad de Costa Rica, ente encargado de elaborar el índice de competitividad cantonal, explicó que en los municipios con más problemas financieros, también hay bajo desarrollo humano.

“Cuesta ver una mejoría en estos cantones. Los índices de pobreza son altos, con lo cual hay menor capacidad de pago de los contribuyentes”, aseguró Sauma.

Desglose. El régimen municipal costarricense reportó, al 31 de diciembre del 2013, un saldo de deuda por ¢27.370 millones con el sistema bancario y el Instituto Fomento y Asesoría Municipal (IFAM).

En 68 gobiernos locales había créditos pendientes de pago. En 27 de ellos la deuda por habitante fue superior al promedio nacional de ¢8.037, según la información elaborada por La Nación , con base en los datos de la Contraloría y el INEC.

Carrillo, en la provincia de Guanacaste, tuvo el año pasado un endeudamiento per cápita de ¢66.438, el más alto del país. En este cantón viven más de 37.000 personas.

Carlos Cantillo, alcalde del municipio, explicó que la deuda total por ¢2.400 millones se debe a la construcción del acueducto de Sardinal.

La morosidad promedio nacional fue del 40% sobre el monto estimado a cobrar el año anterior.

La mora total fue mayor a los ¢84.000 millones.

Sin embargo, cinco gobiernos locales destacan por tener una mora por encima del 50%.

El caso más extremo fue Corredores. El año pasado, el saldo de mora del ayuntamiento significó el 100% de las cuentas por cobrar.

Xinia Contreras, alcaldesa de la Municipalidad, explicó que parte del saldo de los ¢1.000 millones de morosidad es incobrable. Sin embargo, no saben a cuánto asciende.

“Estamos en el proceso de actualizar las bases de datos y determinar la mora real. Para este año nuestra meta fue recuperar ¢150 millones y hemos logrado un 60% de ese dinero”, aseguró Contreras.

Karen Porras, directora de la Unión Nacional de Gobiernos Locales, reconoció que los ayuntamientos arrastran problemas de morosidad porque las bases de datos de contribuyentes, en muchos casos, están desactualizadas.

“No todos los municipios tienen problemas; en algunas la gestión es buena. Pero la Contraloría no cita en su informe que hay imposiciones de administración rígidas que impiden a los gobiernos locales realizar su trabajo”, aseguró Porras.

Por último, los ayuntamientos de Aguirre, Puntarenas, y Carrillo fueron las localidades en las que los gastos fueron más altos que los ingresos, en el 2013. En ambos, el déficit presupuestario fue equivalente al 22% de lo recaudado.