Economía

Clave fiscal

¿Qué pasa con los bienes inscritos en sociedades desinscritas?

Actualizado el 15 de mayo de 2017 a las 12:00 am

Economía

¿Qué pasa con los bienes inscritos en sociedades desinscritas?

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

La aplicación literal de la “sanción” de cancelar la inscripción de las sociedades morosas del Impuesto a las Personas Jurídicas, está provocando incertidumbre en cuanto al destino que tendrán los bienes que estaban inscritos en esas empresas. Pero, ¿en qué consiste el problema?

El asunto es que las personas jurídicas tienen un ciclo de existencia diferente al de las personas físicas. El nacimiento de las sociedades mercantiles con personalidad jurídica y autonomía patrimonial, acontece con su inscripción en el Registro Mercantil. A partir de allí, desarrollan su actividad hasta que se cumpla el plazo por el que fueron creadas o bien suceda algún otro supuesto de disolución.

Pero con la disolución la sociedad no desaparece. Aquí es donde podemos hacer una comparación: las personas físicas nacen, viven y mueren, de modo que la liquidación de sus bienes se realiza a través de un proceso sucesorio luego del fallecimiento de esa persona. Por su parte, las sociedades mercantiles nacen con su inscripción registral y eventualmente llegan a disolverse, pero siguen existiendo jurídica y registralmente mientras su patrimonio no sea liquidado. Esto significa que una sociedad disuelta sigue viva y mantiene su personalidad jurídica en una etapa final de su existencia que se denomina “fase de liquidación”.

En forma expresa, el Código de Comercio señala que “disuelta la sociedad, entrará en liquidación, conservando su personalidad jurídica para los efectos de ésta. La liquidación estará a cargo de uno o más liquidadores, que serán los administradores y representantes legales de la sociedad en liquidación”.

Los liquidadores son los encargados de pagar deudas, traspasar bienes y eventualmente entregar la cuota de liquidación a los socios. Finalizada la liquidación, se cancela la inscripción de la sociedad y entonces jurídicamente desaparece.

El embrollo que tenemos ahora, es que el Registro está cancelando la inscripción de las sociedades morosas (con lo cual desaparecen jurídicamente) sin haberse liquidado ni traspasado sus bienes, los cuales quedan en una especie de limbo, pues los liquidadores no pueden traspasar registralmente bienes de una sociedad que ya no existe. El Registro “mata a la sociedad antes de tiempo”.

  • Comparta este artículo
Economía

¿Qué pasa con los bienes inscritos en sociedades desinscritas?

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota