Por: Óscar Rodríguez 30 octubre, 2014

Origen. En febrero del 2000, la Corte Plena aprobó la creación de la regla IV que interpretó los requisitos de jubilación estipulados en la Ley del Poder Judicial y la Ley Marco de Pensiones.

Beneficios. La norma permitía la jubilación a los 55 años y con un promedio de los últimos 12 salarios, cuando el resto de los trabajadores judiciales se pensionan a los 60 años y con un promedio de los últimos 24 salarios.

Requisitos. Quienes con la promulgación de la Ley Marco de Pensiones, en julio del 1992, tenían al menos 10 años de servicio en el Poder Judicial, podrían jubilarse con los beneficios eliminados precisamente en dicha ley. El derecho se materializaba una vez que el funcionario judicial cumpliera los 30 años de servicio en la entidad.

Fuente: Poder Judicial y Supén.