Por: Óscar Rodríguez 31 julio, 2014

Las personas menores de 31 años están entre los trabajadores con menor número de pensiones voluntarias activas en el país.

En total, este grupo representó el 11% de los 37.000 contratos, en colones, que tuvieron aporte de recursos a junio anterior, según información de la Superintendencia de Pensiones (Supén).

En el caso de los contratos en dólares, el porcentaje sube al 19%, pero hay 2.000 planes activos.

Las personas en una etapa laboral madura, entre 45 y 59 años, son los que tienen más cantidad de contratos de ahorro jubilatorio.

Alejandro Solórzano, gerente de Vida Plena, achacó la carencia de programas de ahorro de pensión a la falta de educación financiera entre los jóvenes.

“Las circunstancias tampoco han contribuido al desarrollo del mercado de pensiones. Por ejemplo, por la crisis de fondos, en el 2004, y la estadounidense, en el 2008, las personas sufrieron minusvalías en sus ahorros”, aseguró Solórzano.

Para José Manuel Arias, gerente de BAC Pensiones, los jóvenes ven el retiro lejos y por eso no optan por planes voluntarios.

“Justamente es esa lejanía la que facilita acumular mucho, ahorrando poco, pues se capitalizan recursos durante mucho tiempo”, recalcó Arias.

Montos administrados. En cuanto a los saldos administrados, los fondos voluntarios en colones que fueron suscritos antes de la aprobación de la Ley de Protección al Trabajador (2000) tuvieron un leve aumento durante el último año, que se atribuye, en parte, al mayor rendimiento obtenido.

Sin embargo, el saldo está estancado en los planes firmados después del 2000.

Supén separa los contratos firmados antes y después de la Ley, pues manejan distintas condiciones para retirar los fondos.

En el caso de los planes en dólares, los montos administrados por las operadoras se redujeron en los últimos cinco años.